Iruña transmite su fuerza a Chernóbil

El ayuntamiento recibe a 33 menores ucranianos que vienen a pasar el verano, a 17 familias que los acogen, 15 de Navarra, y a representantes de la asociación chernóbil elkartea

Martes, 21 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Menores ucranianos, familias de acogida, voluntarios de Chernóbil Elkartea y miembros de la corporación, ayer en el zaguán del consistorio.

Menores ucranianos, familias de acogida, voluntarios de Chernóbil Elkartea y miembros de la corporación, ayer en el zaguán del consistorio. (Foto: Iñaki Porto)

Galería Noticia

Menores ucranianos, familias de acogida, voluntarios de Chernóbil Elkartea y miembros de la corporación, ayer en el zaguán del consistorio.

Representantes de la Asociación Chernóbil Elkartea, con algunas de las familias acogedoras y de los menores ucranianos que gracias a ellas pasan parte de este verano en Navarra y la CAV, fueron recibidos ayer en el ayuntamiento de Pamplona, donde el alcalde les deseó que su experiencia “ayude a construir una sociedad mejor”.

La asociación Chernóbil Elkartea ha logrado traer este verano a 192 menores ucranianos, 15 de ellos acogidos por familias navarras, quienes en estos meses procuran cuidados médicos y alimentarios, además de organizar otras actividades culturales y de ocio, a estos menores que acarrean en sus vidas las consecuencias del accidente nuclear de 1986.

A la recepción asistieron 17 familias de acogida, 15 de Navarra y 2 procedentes de Guipuzkoa, además de monitoras ucranianas que realizan un seguimiento de su estancia y personas voluntarias que colaboran con la asociación.

En total, acudieron 33 niños y niñas y 40 personas adultas. Los menores ucranianos llegaron el pasado 2 de julio y volverán a su país el próximo 28 de agosto.

A lo largo de la estancia, además de la convivencia con las familias de acogida, la asociación organiza diversas actividades de ocio para que los menores también puedan reunirse, disfrutar juntos y contarse sus experiencias.

Tal y como explicó Nerea Albisu, voluntaria y miembro de la junta directiva de la asociación, “mejorar su salud y aportarles fuerza es nuestro objetivo principal”. También intervino Vitalina Rudenko, niña de 11 años que ha pasado tres veranos en Navarra disfrutando de su familia de acogida, y quien ha reconocido que lo que más le gusta es “ir a la piscina y andar en bici”. - D.N.