Óscar Rodríguez ciclista navarro del euskadi murias

“Correr la Vuelta a España es un reto personal bastante grande, es un paso más en mi maduración como ciclista”

Con tan solo 23 años le llega la oportunidad de su vida encima de la bicicleta. Óscar Rodríguez estará el próximo sábado en Málaga en la salida de la Vuelta a España

Isaac Luna / Unai Beroiz - Miércoles, 22 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Óscar Rodríguez posa delante del maillot de ganador de la montaña del Tour de los Alpes.

Óscar Rodríguez posa delante del maillot de ganador de la montaña del Tour de los Alpes. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Óscar Rodríguez posa delante del maillot de ganador de la montaña del Tour de los Alpes.

Pamplona- Con la ilusión propia de un niño, Óscar Rodríguez (Burlada, 6/05/1995) afronta el que probablemente sea el reto más importante de su vida como ciclista profesional. El burladés estará el sábado en Málaga en la salida de la Vuelta a España, lo que será, a sus escasos 23 años, su primera gran vuelta por etapas. Con el objetivo de seguir curtiendo una carrera que apunta maneras y demostrar al Euskadi Murias que sus éxitos en lo que va de 2018 no son casualidad.

¿Cómo fue el momento en el que le comunicaron que acudiría a la Vuelta a España?

-Estaba entrenando en Zubiri y vi una llamada de mi preparador, y me dijo que contaban conmigo para la Vuelta. Ya me habían avisado de que podía ser, y que si lo hacía bien podía ser elegido.

Es decir, que se esperaba esa llamada.

-Sí, la verdad es que sí. Me dijeron que podía haber un hueco y que si la temporada iba bien podía estar entre los elegidos y al final he tenido la fortuna.

Ya ha corrido este año con ciclistas de primer nivel y en carreras muy importantes, pero correr una carrera de tres semanas es completamente diferente, ¿no?

-No tiene nada que ver correr una carrera de un día, o de una semana, que una gran vuelta. En una carrera de este estilo influyen muchos otros factores, como el de la recuperación, sobre todo. Saber alimentarte bien y descansar es fundamental.

¿Siente que participar en la Vuelta a España va a ser un paso adelante en tu maduración como ciclista?

-Totalmente. Ya en la Vuelta a Portugal que corrí recientemente estuve once días sobre la bicicleta, pero 21 días es bastante más, y se notará. Luego personalmente es un reto bastante grande.

¿Cómo va a ser correr al lado de gente de la talla de Sagan, Pinot, Nibali, los hermanos Yates o Quintana?

-Pues bien, que corran (se ríe). La verdad es que ellos están a otro nivel y es un orgullo. Pero nosotros seguro que damos un poco de guerra.

¿Qué esperan dentro del equipo de cara a la carrera?

-Dentro del equipo tenemos grandes esperanzas por poder conseguir alguna etapa. Vamos con gente de mucha calidad y seguro que vamos a estar cerca de algún triunfo parcial.

¿Y usted, personalmente se ha marcado algún objetivo?

-De resultados la verdad es que no me he marcado ninguno. He tenido una preparación distinta al resto de mis compañeros, ellos estuvieron en Granada entrenando y yo fui a Navacerrada, entonces si hubiera tenido una preparación diferente podríamos hablar de otra cosa. En principio no me marco nada a nivel personal. Ayudar al equipo a conseguir nuestras metas. Si hay alguna etapa en la que me pueda lucir, de media montaña, o de montaña, pues sería un lujo.

¿Qué les supone como Euskadi Murias estar en la Vuelta a España?

-Una satisfacción terrible. No corremos todas las World Tour, pero sí que podemos correr algunas de ellas, así que es una alegría enorme.

Es usted un ciclista muy joven, pero está siendo un año realmente bueno para sus intereses personales.

-Bueno, me costó arrancar a principio de año porque me hicieron una operación de nariz, pero en Alentejo conseguí hacer tercero en la contrarreloj y en Alpes puede ganar la montaña.

Siendo tan joven, ganar la montaña de una carrera tan prestigiosa como el Tour de los Alpes a corredores como Pinot o Pozzovivo debe de ser un orgullo.

-Lo es, porque años anteriores lo había ganado gente muy buena como Landa, y ganarlo yo fue increíble. No me lo esperaba porque antes de salir esa etapa sabía que tenía bastantes puntos de otros días, pero nunca crees que puedes ganar a corredores de ese calibre.

Ha demostrado ser un buen escalador, y un buen contrarrelojista, ¿cómo se definiría como ciclista?

-Como un ciclista completo, me defiendo bien en la montaña y no soy malo contra el reloj. También tengo fuerzas para hacer buenos prólogos.

¿Se ve rindiendo bien en una gran vuelta de aquí a un futuro no tan lejano?

-Hacer una clasificación general yo creo que es lo más complicado del ciclismo porque cada día pueden pasar mil cosas y tienes que librar todo sin percances y es realmente difícil. A corto plazo no me veo haciendo una de una gran vuelta, sinceramente, pero en un futuro, ¿quién sabe?

Hay muchos ciclistas que, ante la falta de oportunidades optan por salir fuera. Usted lleva corriendo cerca de casa siempre, ¿es una fortuna?

-He tenido mucha suerte, sí. He sabido elegir las opciones que me ha dado la vida muy bien. Gracias a la suerte, junto con un poco de astucia y dejarte aconsejar por los que de verdad saben he podido quedarme aquí, que al final es lo mejor que hay.

¿Ayuda mucho estar en casa durante el año?

-Mucho, bastantes días estamos ya fuera compitiendo, como para encima irte a vivir fuera.

¿Siente que esta Vuelta puede ser un trampolín para su carrera?

-Claramente. La Vuelta es un escaparate perfecto para dejarte ver, pero tampoco es una cosa que me obsesione. Estoy muy contento en el equipo, tengo un año más de contrato y estoy realmente a gusto.

Desde la desaparición del Euskaltel, los ciclistas navarros no son los mismos en número que hace unos años. ¿Cree que la aparición de equipos como Euskadi Murias o la Fundación Euskadi puede ayudar a que esta cifra pueda volver a crecer?

-Claro que sí, ahora en la Fundación Euskadi hay dos ciclistas navarros que son muy buenos como Diego López e Ibai Azurmendi, así que viene muy bien.

Y por último, ¿ha tenido algún referente en el pelotón?

-Bueno, al final siempre te fijas en los buenos para intentar mejorar, pero tampoco ha sido una obsesión el intentar imitarlos. Referentes tampoco he tenido.