Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El TS confirma 22,5 años de cárcel por abusar de sus dos hijas en la Ribera

Las menores tenían entre 13 y 14 años y la condena, como ya hizo la Audiencia y el TSJN, tipifica la conducta como delito de abusos sexuales con prevalimiento (por ascendencia familiar) y no como agresión sexual

Enrique Conde - Miércoles, 22 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Fachada del Tribunal Supremo en Madrid.

Fachada del Tribunal Supremo en Madrid. (Elena Sánchez)

Galería Noticia

Fachada del Tribunal Supremo en Madrid.

pamplona- El Tribunal Supremo acaba de confirmar una de las condenas más altas impuestas por abusos sexuales en Navarra al ratificar los 22 años y 6 meses de prisión que a un vecino de la Ribera de 42 años y de origen africano a los que le condenó la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra, que fue ya confirmada por la Sala de lo Civil y Penal del TSJN. Ahora es el Supremo, la última instancia, quien rechaza el recurso del acusado y confirma la pena por dos delitos de abusos sexuales continuados con prevalimiento (el mismo delito por el que se condenó a los miembros de La Manada).

Todas las Salas que han juzgado o visto el recurso de este caso de la Ribera -en el que las niñas que fueron víctimas de estos hechos tenían 13 y 14 años, respectivamente-, han mantenido el criterio de la calificación delictiva inicial, ya que la Audiencia descartó en este caso la agresión sexual. Entendía que las declaraciones de las menores merecen “absoluta verosimilitud”, que se trata de menores que “han rememorado episodios de abusos sexuales, actos absolutamente desconocidos para ellas, en muchos casos -aunque el recurrente alegue que los desgarros pueden ser debidos a conductas sexuales de las menores, algo rechazable-, y sin que en un primer momento conozcan el alcance o gravedad de un acto que en casos similares al actual son realizados por sus propios padres, lo que agrava la situación, al contar éstas con la convicción que puede alcanzar una menor de la falta de maldad de los mismos. Es por ello, por lo que el prevalimiento de estas conductas conlleva una perversidad y maldad tales que permiten llegar a vencer una inicial resistencia de las menores por la circunstancia de ser su familiar, y en este caso su propio padre, quien lleva a cabo estas rechazables y execrables conductas”. Los informes periciales y psicológicos avalaron en todo momento a las menores.

El tribunal consideró probado que, entre junio de 2015 y los primeros meses de 2016, el encausado abusó de sus dos hijas, aprovechando que su esposa había regresado a su país de origen. Las niñas dijeron que el padre también pegaba a su madre y ese había sido el motivo para que se fuera de casa. Para el TSJN, los testimonios de las menores “son estremecedores y lo son por lo que cuentan y por cómo lo cuentan, por el dolor que transmiten, por la soledad que reflejan, no habiendo en ellos nada que induzca a pensar que son fruto de la fabulación, del odio o de la venganza”.