Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sabaiza: la reserva foral

La finca del Gobierno de Navarra acoge 230 ejemplares de jaca navarra y 40 novillos pirenaicos con apoyo de Europa mientras que en Sastoria existe un rebaño de las vacas betizu

Un reportaje de Txus Iribarren - Miércoles, 22 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imagen de un espléndido ejemplar de jaca navarra.

Imagen de un espléndido ejemplar de jaca navarra. (D.N.)

Galería Noticia

Imagen de un espléndido ejemplar de jaca navarra.

El Gobierno foral mantiene 230 ejemplares de jaca navarra y 40 novillos de raza pirenaica en esta finca del patrimonio forestal de Navarra. La finca de Sabaiza (Ezprogui), perteneciente al patrimonio forestal de la Comunidad Foral, es actualmente un centro de referencia para la cría de ganado autóctono de Navarra y específicamente de jaca navarra, una raza en peligro de extinción.

La finca, de 3.400 hectáreas de extensión, alberga actualmente 230 ejemplares de jaca navarra y también un rebaño de unos 40 novillos de raza pirenaica para recría, y cuenta con dos apriscos cubiertos en el propio Sabaiza y una chabola en Gardalain.


Tras una reciente visita a las instalaciones de la finca, la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, reiteró la apuesta de su departamento por este proyecto de recuperación de ganado autóctono, y la necesidad de inversiones en su mejora, acordes con la importancia, especialización y calidad del trabajo que se está realizando en ella. Concretamente son el Servicio de Medio Natural, que gestiona Sabaiza junto con GAN-NIK (Gestión Ambiental de Navarra / Nafarroako Ingurumen Kudeaketa, y la empresa pública INTIA, que desarrolla su labor de mantenimiento de razas ganaderas autóctonas en peligro de extinción en esta finca y en otras del Patrimonio Forestal de Navarra. Además de la población de jaca navarra en Sabaiza, INTIA mantiene en Sastoia (Urraúl Alto) un rebaño de conservación de vacuno betizu, considerada la última vaca salvaje de Europa, y también en peligro de extinción.

En esa línea, el departamento que dirige la consejera Elizalde tiene prevista para 2018 una inversión, por un lado, de 122.304 €, destinada a mejorar la nave de vacuno, acometida de agua y depósito y mejoras en praderas, que se complementará con otra de 114.000 € cofinanciados con el proyecto europeo LIFE NADAPTA de adaptación de Navarra al cambio climático. Dentro de este presupuesto se incluyen roturación, cortafuegos, desbroces, cerramientos, siembras, caminos, puntos de agua, tecnificación y otros equipamientos para la finca.

el proyecto lifeComo socio del proyecto LIFE NADAPTA, INTIA lleva a Sabaiza la experimentación sobre la potencial vulnerabilidad del ecosistema mediterráneo a los efectos del cambio climático. Los objetivos de NADAPTA para Sabaiza son proponer y monitorizar un sistema de manejo silvopastoril que sirva de modelo, y procure masas arbóreas y pastos con más capacidad de adaptación al cambio, y sirva también para la lucha contra incendios en otros montes mediterráneos similares a Sabaiza. Se trata, en definitiva, de demostrar que un correcto manejo de ganado en los montes es capaz de reducir el riesgo de incendios.

También con NADAPTA se apoyan la mejora y mantenimiento de las infraestructuras necesarias para poder manejar la finca con el ganado, monitorizando el sistema propuesto y modelizándolo para difundirlo en otros montes similares. En concreto, se estudian las cargas ganaderas óptimas por tipo de superficie, y la contribución al balance de carbono del sistema propuesto. También se simularán escenarios silvopascícolas futuros en función de diferentes escenarios climáticos.

Desde 2008, en la finca funcionan tres grandes unidades de manejo ganadero: Sabaiza, Gardalain y Julio, que funcionan de manera autónoma. Para hacer viable estas tres unidades de pastoreo y gestionar la finca desde un criterio silvopastoral, está previsto que este otoño de 2018 se completen las instalaciones de la unidad de Julio con la creación de unas 16 ha de pastizal e infraestructura suficiente para su manejo en pastoreo. Por lo que respecta al manejo del ganado caballar, el objetivo es mantener el rebaño de conservación de jacas en pureza y, en la medida de lo posible, su aumento.

Tras las cubriciones, el control reproductivo se organiza para, durante el verano, hacer el seguimiento de la gestación por ecografía. En el mes de septiembre se separan los machos, retirándose los caballos al aprisco y en noviembre-diciembre se recogen las yeguas, se desparasitan y se destetan los potros. Después se eligen los animales para vida (reposición) y los que se destinarán a cebo, y las yeguas pasan el resto del invierno y la primavera pastando.