Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Bomberos y la UPNA trabajan en el desarrollo de un sistema de extinción en cosechadoras y empacadoras

Colaboran desde hace 4 meses para que las máquinas nuevas dispongan de un sistema de autoextinción interno y externo

Jueves, 23 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un bombero trabaja en un fuego reciente en una rastrojera de Salinas de Ibargoiti.

Un bombero trabaja en un fuego reciente en una rastrojera de Salinas de Ibargoiti. (Foto: Eduardo Sanz)

Galería Noticia

Un bombero trabaja en un fuego reciente en una rastrojera de Salinas de Ibargoiti.

PAMPLONa- Es una actividad que reúne muchas papeletas, donde a los días abrasadores hay que sumar la fuerza con la que trabajan máquinas como las cosechadoras y empacadoras, que tras varias horas de tajo, alguna de sus piezas termina al rojo vivo, y en su motor se enjuaga mies, polvo de cosecha, grasa, gasolina, un cóctel de combustibles ideal para que durante la cosecha se produzca una chispa que acabe en un incendio que pueda alcanzar una superficie importante. Para atajar las posibilidades de que eso no pueda ocurrir, el servicio de bomberos del Gobierno de Navarra, en este caso representado por el oficial Carlos Orta, trabaja con la escuela de Ingenieros Agrónomos de la UPNA para lograr un método de detección y extinción de incendios con el que equipar a las cosechadoras de nueva fabricación.

“No parece razonable que la maquinaria no esté preparada a día de hoy para eso y que se les diga al agricultor que lleve unos bidones o extintor si va a cosechar. No son medios efectivos”, reflexiona Orta, que empezó a trabajar 5 meses en el proyecto tras visitar la feria agrícola de Zaragoza. Allí, la Diputación de Huesca anunció un estudio piloto para monitorizar varias máquinas y poder conocer en qué parte de la máquina se produce el fuego. “Hasta ahora nos tenemos que basar en las declaraciones de los agricultores, que son los únicos que han visto dónde se origina el fuego”, explica Orta.

“Nuestra idea es crear un sistema de extinción simplemente automático, que proteja a la máquina y no le alcance el fuego, y a su vez que evite la propagación del fuego. Estas máquinas tienen la fuerza suficiente para mover una pequeña bomba y pueden llevar un pequeño depósito, de 300 litros, que puede ser muy importante al detectar el fuego si se aplica con una lanza. A lo mejor, en un alto porcentaje de los casos, el agricultor puede aplacar ese fuego si hace de bombero instantáneo”. Ahora, en el laboratorio de la UPNA trabajan en solventar las dificultades técnicas que surgen al sofocar fuegos de cereal: “La dificultad estriba en ubicar adecuadamente las boquillas extintoras, qué tamaño de gota usamos, con qué presión sale el agua, qué tipo de bomba y boquillas usamos. Los cereales son muy impermeables, la paja es hidrófuga. Tiene que ser atacada muy pulverizada o nebulizada porque si no se te cae todo el agua al suelo. A veces hemos metido incluso humectantes, espuma, para que el agua se pegue a la caña”. - E.C.