El comité de VW negociará el ERE y rechaza aumentar aún más la flexibilidad

La empresa planteó engordar la bolsa de días que adeudan los trabajadores

Juan Ángel Monreal | Patxi Cascante - Viernes, 24 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Cadena de montaje de Volkswagen Navarra.

Cadena de montaje de Volkswagen Navarra. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Cadena de montaje de Volkswagen Navarra.

PAMPLONA.- El comité de empresa de Volkswagen Navarra negociará desde hoy la aplicación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para la plantilla. Su duración inicial será de ocho días, si bien ni toda la plantilla se verá afectada del mismo modo, ni resulta descartable al 100% que los problemas de abastecimiento de motores se solventen con la rapidez necesaria como para no tener que extender la suspensión de contratos más días.

La dirección de la planta ofreció ayer una posibilidad para no recurrir al ERTE: llevar estos ocho días de cierre a la bolsa negativa de los trabajadores. Es decir, que queden como días que el trabajador debe a la empresa, por lo que puede ser llamado a trabajar en los próximos años, cuando se supone que la fábrica va a afrontar producciones de unos 340.000 coches por término medio. Esta opción fue rechazada de plano por UGT y CCOO, que reclamaban a la empresa que se hiciera cargo del coste del cierre al 100%. “Ya debemos por término medio muchos días. Y la bolsa negativa no está pensada para una fábrica que va a todo gas como esta. Lo que afrontamos ahora mismo es un parón temporal”, explicaba ayer Eugenio Duque, responsable de la sección sindical de CCOO.

En la misma línea se expresaba ayer Alfredo Morales, presidente del comité de empresa, que será convocado seguramente hoy a la primera reunión negociadora del ERTE. En ella, las dos centrales mayoritarias comandarán la negociación y reclamarán que la empresa complemente al máximo los salarios que los trabajadores dejen de percibir al ser enviados al desempleo. “No es el camino que más nos gustaba”, explicaba ayer Duque, quien recordaba también ayer que el banco de órdenes supera las cuatro semanas habituales y 53.000 coches más, por lo que en estos momentos hay 81.000 coches “ya con compradores con nombres y apellidos” pendientes de ser fabricados y entregados. “Esos coches (los 11.200 que se dejarían de fabricar en estos ocho días) se van a hacer”, insistía.

Aceptar un aumento en la flexibilidad implicaba en cualquier caso otro riesgo: que, una vez agotados los ocho días de cierre, Volkswagen se encontrase con que persisten las dificultades para asegurarse el suministro de los motores y recurriese entonces al ERTE.

El sindicato LAB hizo públicas también ayer sus propuestas para evitar el cierre de la planta durante los ocho días anunciados. Planteaba adelantar todos las producciones destinadas a Argelia de aquí a final, donde no existen problemas de producción, así como de los modelos diesel, entre el 10% y el 12% del total. “Con estas medidas mantendríamos la producción anual”, señalaba el sindicato en una nota, que detallaba también otras alternativas para que la empresa se hiciese cargo de los días.

Desde la sección sindical de ELA, Igor Peñalver explicaba que “la responsabilidad es de Volkswagen” y la multinacional “no puede socializar las pérdidas que ocasionan las malas gestiones empresariales”. En una nota informativa, el sindicato señalaba que había marcado su posición para “evitar la aplicación de un posible ERTE, exigiendo un acuerdo más generoso que los anteriores años con días de cierre técnico” y “que vincule el esfuerzo a años de altas producciones y resuelva temas pendientes como la salida de los compañeros de mayor edad”. Asimismo, ante la negociación del inminente ERTE, Igor Peñalver explicaba que tratarán de velar por los intereses de los trabajadores para minimizar en lo posible el impacto económico y “proteger a los colectivos más desfavorecidos como son los eventuales” y aquellas personas con contratos a jornada parcial que complementan las reducciones de jornada de otros trabajadores.

Apunte

3.500 millones para digitalización

Estrategia. La marca Volkswagen planea gastar unos 3.500 millones de euros en un plan de digitalización hasta 2025. La estrategia Transform 2025+ fue lanzada por la empresa a finales de 2016 con el fin de reestructurar su modelo de negocio y redirigirlo hacia la digitalización. Así, la compañía ha mostrado su intención de mantenerse “a la cabeza” en la nueva industria del automóvil, establecer soluciones de movilidad “innovadoras” y convertirse en el “líder mundial” en movilidad eléctrica. Actualmente, VW busca evolucionar de un fabricante de automóviles a un proveedor de servicios de movilidad con una flota “conectada”. - D.N.