JAM: disfrutar el flamenco

El Mesón del Caballo Blanco acoge estos días, a partir de las 13.30 horas, la oportunidad de escuchar, bailar o cantar al son de grandes personalidades del flamenco.

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz.| Fotografía Javier Bergasa - Viernes, 24 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Las Jam del Caballo Blanco arrancaron ayer con el espectáculo 'Mujeres del 27'.

Las Jam del Caballo Blanco arrancaron ayer con el espectáculo 'Mujeres del 27'. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Las Jam del Caballo Blanco arrancaron ayer con el espectáculo 'Mujeres del 27'.

No hay dos maneras iguales de disfrutar del flamenco. Unos prefieren escuchar;otros, se arrancan a bailar y, algunos pocos, a cantar. Con una cerveza o sin ella, grabando con el móvil un recuerdo permanente o simplemente dejándose llevar. Una experiencia que, a riesgo de parecer un tópico, merece la pena vivir. Y, como no puede ser de otra manera, en directo. Si a este entusiasmo le sumamos, además, la alegría de los artistas flamencos que, de manera improvisada, suben a un escenario para deleitar al público con su mejor arte, el resultado es una explosión sensorial. Así son las Jam flamencas que acoge, desde ayer y hasta el domingo, el Mesón del Caballo Blanco a partir de las 13.30 horas, en unas sesiones donde grandes personalidades del flamenco pinchan a modo de Dj una cuidada selección musical que culmina con la espontaneidad y la magia que caracteriza una jam session.

José Manuel Gómez Gufi fue el Dj encargado de inaugurar la sesión de ayer, con unos temas que caldearon el ambiente y dejaron con ganas de más a los presentes. A este, le siguieron Juan Carmona y la compañía PerforDance, que hicieron las delicias de los espectadores con un espectáculo dedicado a las mujeres de la Generación del 27. Después, llegó el turno de la Jam flamenca. Para este momento, en el Mesón del Caballo Blanco y alrededores ya se podía disfrutar del arte de algunas bailaoras improvisadas, de oyentes que acompañaban a la música con sus palmas y de, en general, un ambiente inigualable.

Entonces, subieron al escenario El Paquetito, El Paquete, José del Tomate y Kiki Cortiñas, a quienes rápidamente se sumo El Jolis, un cantaor de Pamplona que con su voz se llevó unos cuantos olés y aplausos. Le siguió Mirta Junco, una cantante cubana que se metió al público en el bolsillo al gritar “que no pare el ritmo en Pamplona” antes de su actuación. Después, sus ritmos cubanos, acompañados por un exquisito sonido de cajón y guitarra, provocaron en el público que prácticamente fuera imposible mantenerse inmóvil en la silla. Y, para terminar, la madrileña Noelia La Negri, cantaora y percusionista, mostró cómo es posible erizar hasta el último centímetro de la piel con solo utilizar la voz. Lo hizo, además, acompañada por El Monti, que completó con su guitarra lo que fue una actuación impecable, según señalaban desde fuera del escenario.

Lo cierto es que el ambiente que se creó durante cerca de tres horas en el Caballo Blanco fue algo digno de presenciar. El tiempo, con el sol calentando y una ligera brisa que se agradecía, ayudó. Y también ayudaron a crear este escenario hecho por y para el disfrute algunas personalidades presentes ayer en la terraza del Mesón, tales como Blanca del Rey, Tomatito o Ramón El Portugués. Al terminar, todos recogieron sus bártulos y siguieron con la fiesta “en otra parte”, o al menos así esperaba que fuese Noelia La Negri. Y para aquellos que se quedaron con ganas de más, continúa hoy la fiesta en Caballo Blanco, de la mano del Dj Curro Velázquez Gaztelu y el espectáculo Zorongo, con Ekhi y Urko Ocaña, Pedro Jiménez El Lele y Alfonso Jiménez.