Tomatito

La sala principal del Auditorio Baluarte acogerá hoy uno de los conciertos más especiales de la 5ª edición del Flamenco On Fire. El que ofrecerá Tomatito junto a la OSN con ‘El concierto de Aranjuez’ como principal reclamo

Viernes, 24 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La Orquesta Sinfónica de Navarra, al completo. A la derecha, Tomatito. Fotos: cedidas

La Orquesta Sinfónica de Navarra, al completo. A la derecha, Tomatito. Fotos: cedidas

Galería Noticia

La Orquesta Sinfónica de Navarra, al completo. A la derecha, Tomatito. Fotos: cedidas

Fernando F. Garayoa

pamplona- José Fernández Torres, más conocido como Tomatito, es, sin duda, uno de los grandes referentes de la guitarra flamenca actual. Compañero de Camarón y Paco de Lucía, en esta ocasión visita Pamplona para afrontar un reto máximo, interpretar por primera vez El Concierto de Aranjuez.Una cita en la que estará acompañado por la Orquesta Sinfónica de Navarra y en la que también habrá tiempo para que el maestro de las seis cuerdas se explaye con sus temas propios. La actuación comenzará a partir de las 21.00 horas;las entradas cuestan 27, 32 y 37 euros.

Tomatito se ha enfrentado a no pocos retos a lo largo de su vida artística, pero es la primera vez que acomete El concierto de Aranjuez, ¿qué sensaciones está recogiendo al afrontar una obra culmen para guitarra?

-¡Ozú!, cada vez que me lo recuerdan me dan calambres en las piernas (risas)... Pero tengo ilusión, la orquesta funciona muy bien, el director es una maravilla y me están acogiendo fenomenal. Y siempre tiene que haber una primera vez.

Decía Miles Davis de este concierto que tiene una “melodía tan fuerte que cuanto más suave se toque, más fuerte se vuelve, y cuanto más fuerte se toque, más débil se vuelve”. ¿La cuadratura del círculo hecha música?

-Es verdad. Lleva razón. El adagio es un maravilla, es una de las música más bonitas y sentidas del mundo. Y cuanto más flojito lo hagas, suena y llena más, es todo lo contrario de la fuerza.

Para tocar esta obra, ¿ha intentado abstraerse de todas las interpretaciones anteriores o, por el contrario, se las ha escuchado todas, incluida la de Paco de Lucía en 1991?

-Todas, me las he escuchado todas... Y, por supuesto, la de Paco, era increíble como lo hacía porque tenía unas manos prodigiosas y podía con todo. Pero también he escuchado las de John Williams, Ángel Romero, Pepe Romero, David Russell, Narciso Yepes...

Entiendo que es complicado responder a esta pregunta, sobre todo antes del estreno, pero, ¿qué va a tener de diferente la versión de Tomatito con la Sinfónica de Navarra con respecto a todas esas que ha citado?

-Tengo un refrán que suelo decir mucho: “No arregles lo que no está roto”. Pues eso, ahí no hay que arreglar nada, se trata de interpretar lo mejor que puedas, lo más fiel a la partitura y al maestro Rodrigo. No tiene otro secreto, no hay que inventar nada, está todo inventado. Ya demasiado es que la guitarra suene con una pulsación flamenca y esté interpretado por un flamenco. Con eso es suficiente y ya lo hace distinto.

Lógico, porque hablamos del primer concierto para guitarra y orquesta del siglo XX, pero guitarra clásica... Y lo que está claro es que Tomatito, haga lo que haga, suena flamenco.

-Eso es, pero hablamos del sonido. Luego hay que mirar a la partitura, y ahí está todo inventado.

“El adagio de ‘El concierto de Aranjuez’ es una de las músicas más bonitas y sentidas del mundo”

“La guitarra, como instrumento, necesita toda la música maravillosa que se pueda interpretar”

“Sabicas, Paco de Lucía... son los culpables

¿Qué es lo más complicado a la hora de interpretar esta composición y qué le resulta más atractivo de ella?

-Lo más atractivo es el adagio, por supuesto. Se trata de una obra complicadísima, porque está compuesta con un piano, y hay escalas y pasajes que son complicados de manos, pero hay que asumir esa dificultad.

¿Qué le sucede a la guitarra flamenca cuando se ve arropada por tamaño elenco de músicos como son los de una orquesta? ¿Se crece, se amilana, se integra...?

-Los flamencos tenemos que adaptarnos a eso y dejar que fluya, uniéndonos a la orquesta, no tiene que haber pelea, no es una competición, es un todo por la música, y nada más.

Como decía, ha trabajado con varias sinfónicas, ¿cómo esta siendo el trabajo con la orquesta de Navarra?

-Perfecto. Los músicos son maravillosos, muy simpáticos, y suena muy bien.

“Un flamenco tiene que tocar flamenco”, es una de las premisas de Tomatito. Pero... ¿ha conseguido que la orquesta también suene flamenca?

-Eso es más complicado... Por ejemplo, en mi disco Sonanta Suite,junto a la Orquesta Nacional de España y que está arreglado por Joan Albert Amargós, encontramos una guitarra flamenca pero con mis composiciones, por eso suena flamenca la orquesta, porque la música y el modo son flamencos, ya que están ayudando a mi música a través de arreglos flamencos, no clásicos, que tienen otras tonalidades.

El festival parece querer convertir en tradición que uno de los conciertos sea con orquesta, el año pasado lo hizo Cañizares y este año usted, ¿la guitarra flamenca sigue necesitando este tipo de citas para no perder el lugar conquistado anteriormente por otros genios como Sabicas?

-Ellos son los culpables de que ahora, los que llegamos detrás, nos encontremos con una guitarra tan bonita, en el lugar que está y la fuerza con la que se escucha en el mundo. Paco de Lucía fue el que remató esa posición de la guitarra. Y, respecto a lo que comentas de si necesita estos conciertos para mantener esa importancia, eso es algo que no se piensa. Lo que sucede es que esos grandes genios como Sabicas, Paco de Lucía o Ramón Montoya dejaron una guitarra tan bonita que ahora la juventud se ha enterado de que el flamenco es una música riquísima y maravillosa, para exportar a todo el mundo... Pero la guitarra, como instrumento, necesita todo, toda la música bonita que se pueda interpretar. Puedes tocar por soleás, por seguirillas... pero si también hay músicas preciosas para la guitarra flamenca, por qué no las vas a interpretar. Es una necesidad para la música flamenca y para el instrumento de la guitarra flamenca.

Su anterior visita al Flamenco On Fire fue en la primera edición, en 2014, con el disco Soy flamenco, un concierto muy diferente al que hoy presentará en Baluarte. Pero, ¿también habrá tiempo para ver al Tomatito más ‘tradicional’?

-También tengo mi media parte flamenca, en la que hago mis cosas, un pase por mi música, rondeñas, bulerías... un tema que grabé con Michel Camilo, Two Much, dedicado a Paco de Lucía y que me gustaría tocar aquí...

Y... ¿un guiño a Sabicas?

-Sabicas siempre está, incluso en la canción que dedicamos a Paco, porque él era una enamorado de Sabicas. La mayoría de los remates por soleás y por seguirillas que hacen todos los genios, Sabicas ya los tocaba, sobre todo porque era mayor, ¡y lo tuvo que hacer antes!