Carta abierta al director de Bankia

Iván García Merino - Viernes, 24 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Estimado director de Bankia, le escribo para exponerle mis razones para cerrar mi cuenta de su entidad después de 18 años. En primer lugar, fui de los accionistas que compraron en su salida a bolsa. Invertí mis todos mis ahorros en ustedes. Pero al no haber suficientes para todos los inversores 14.000 fueron en la salida y 7.000 cerca de una semana después. Luego ya conoce la historia de unos de los mayores engaños a la banca y de la falta de responsabilidad de los autores. Pero no voy a perder tiempo en esa parte. Mis 21.000 euros pasaron con un Split del 1/100 a no valer prácticamente nada, papel mojado. Mientras yo con una hipoteca con ustedes desde el año 2001, con mi nómina de funcionario domiciliada y todos mis recibos con ustedes. Para añadir más leña al fuego, en el año 2013 y por motivos laborales contraté una tarjeta de crédito para poder pagar mis gastos en el primer mes en San Antonio, Texas, EEUU, hasta que me empezasen a pagar allí y tuviese mi cuenta bancaria local. Dejé mi cuenta en España con una cantidad cercana a los 9.000 euros. Cuando volví al cabo de un año descubrí que su entidad me había estafado con un producto que yo no necesitaba y que me costó casi 1.000 euros en intereses en gastos mensuales absurdos de dicha tarjeta por los gastos del primer mes en Texas cuando, le repito, dejé unos 9.000 euros en mi cuenta en Mérida. Tengo que confesarle que este engaño me dolió más que las acciones, a pesar de la diferencia numérica de su valor. El final de la historia es muy previsible. Tuve que unirme a la demanda colectiva del bufete de abogados Rosales y, tras la primera sentencia judicial, y al saber que ya habían perdido, me acosaron a llamadas para llegar a un acuerdo con un mísero 1%, pero me mantuve y llegué hasta el final para conseguir un 3% con lo que pude casi pagar los costes del bufete. Había recuperado casi la inversión en bolsa del día de su salida. ¿Qué pasaría con los 7.000 restantes de la semana posterior? El bufete se lavó las manos contentos con sus ganancias. El tiempo pasó y las pasadas Navidades acabé la hipoteca. Realicé sin descanso todos los trámites con numerosos gastos para dejar a mi propiedad libre de cargos en el Registro de la Propiedad. Luego abrí una cuenta nueva en otro banco, empecé a quitar las domiciliaciones y quité mi nómina. Este verano, no sin muchas trabas, vendí las míseras acciones que aún quedaban, saqué mi dinero restante y liquidé mi cuenta con ustedes. Me dieron menos de 2 euros y medio incluyendo las acciones que en su día fueron 7.000. En resumen, tras una hipoteca de casi 18 años, con los beneficios que supuso para Bankia, yo como cliente había perdido 8.000 euros. El 22 de agosto de 2018 fue un día feliz para mí porque me libré de ustedes, que han sido de las peores experiencias de mi vida.