Pablo Orbaiz Técnico asistente del Huesca

Orbaiz: “La aspiración al banquillo del Athletic son palabras mayores”

Arkaitz Aramendia - Sábado, 25 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Pablo Orbaiz, con el balón entre las manos, en una sesión del Huesca. Foto: Rafael Gobantes/Heraldo de Aragón

Pablo Orbaiz, con el balón entre las manos, en una sesión del Huesca. Foto: Rafael Gobantes/Heraldo de Aragón (RAFAEL GOBANTES (HERALDO DE ARAGÓN))

Galería Noticia

Pablo Orbaiz, con el balón entre las manos, en una sesión del Huesca. Foto: Rafael Gobantes/Heraldo de Aragón

PAMPLONA.Al igual que para Xabi Etxeita, la cita liguera ante el Athletictambién será especial para Pablo Orbaiz (Pamplona, 6-2-1979), quien se estrenó el pasado domingo en Ipurua como técnico asistente en Primera División. Su principal función, además de colaborar con Leo Franco y el resto del cuerpo técnico del Huescaen el día a día, radica en “analizar a los jugadores rivales”, tal como señala el excapitán rojiblanco, que no quiere dar pistas acerca del plan trazado por el conjunto oscense para intentar salir airoso de La Catedral, donde figurará por primera vez a ras de césped. Un reencuentro especial para el navarro con una afición, la del Athletic, para la que jugó en más de 300 partidos oficiales, en muchos de ellos, como capitán.

No han podido empezar mejor la temporada. Ganaron en Ipurua antes de visitar San Mamés.

-Sí, el resultado fue bueno y las sensaciones también. El equipo estuvo bien, ordenado y ganar da mucha confianza para empezar.

Ejerce como técnico asistente de Leo Franco. ¿Cuáles son sus funciones?

-La principal es analizar a los jugadores rivales y en el día a día colaboro ayudando a montar los entrenamientos. Todas las semanas son intensas, siempre hay cosas que hacer y por ahora va todo bien.

¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar con el entrenador argentino?

-Coincidimos en el curso de entrenadores y, cuando le surgió la opción de entrenar al Huesca, se acordó de mí.

No se lo pensaría dos veces ante la opción de probar un banquillo de Primera División…

-Me lo pensé, porque siempre soy de pensar mucho las cosas, pero finalmente decidí aceptar porque es una oportunidad muy bonita.

¿Cuándo tuvo claro que quería sentarse en un banquillo?

-La verdad es que nunca he tenido claro que lo mío sean los banquillos. Me gusta mucho el fútbol y analizar por qué suceden las cosas, por lo que se puede decir que soy un apasionado, pero la verdad es que todavía no tengo claro que todo esto sea mi futuro. Simplemente, vivo el presente.

Está probando, por tanto.

-Exactamente.

Tuvo tiempo de probar también dirigiendo en las categorías inferiores de Osasuna. ¿Qué aprendió?

-Muchas cosas. De todo lo que he ido haciendo he intentado aprender lo máximo. Me han ido saliendo las oportunidades y me he ido animando a medida que han llegado. Dirigir en las categorías inferiores de Osasuna me sirvió de mucho al venir de jugar y pasar a ser entrenador, porque hay muchos aspectos en los que uno tiene que cambiar el chip.

¿Hay algún entrenador que tenga como referencia?

-Ninguno en especial. Todos tienen algo y hay muchos que a uno le pueden gustar, pero al final coges unas cosas de unos y otras de otros.

Cómo técnico, ¿qué tipo de fútbol tiene en la cabeza?

-El del Huesca (risas). Somos un equipo muy trabajador, disciplinado y valiente. En Ipurua nos fue bien y habrá que ver cómo quiere plantear el míster el partido contra el Athletic.

Xabi Etxeita admitió que esperan realizar un partido de características similares al de Eibar. ¿Será así?

-Bueno, ya se verá.

En caso de dar el paso de convertirse en primer entrenador, ¿el banquillo del Athletic sería un sueño?

-La aspiración al banquillo del Athletic son palabras mayores. Simplemente quiero aprender, disfruto haciéndolo y ahora tengo la suerte de estar en el Huesca con un cuerpo técnico con muchísima experiencia y con el cual puedo enriquecerme mucho.

Habla de experiencia, pero no la tiene como técnico Leo Franco. Tampoco usted en un banquillo de élite.

-Nos puede faltar esa experiencia en cuanto a la gestión de grupos que te dan los años cuando trabajas con una función concreta, pero Leo Franco se ha rodeado bien, con un cuerpo técnico que tiene ya una trayectoria de muchos años y que aporta mucho.

En el Athletic cumple su primera temporada Eduardo Berizzo. ¿Qué opinión tiene acerca de él?

-No tengo una opinión concreta. Simplemente es el entrenador del Athletic y querrá imponer una idea, algo que en los comienzos siempre cuesta un poco, pero seguro que, en el largo plazo, con los jugadores que hay en la plantilla, les irá bien. Estoy seguro. Los fichajes que han hecho son buenos, el míster gestionará todos los recursos y ojalá tenga suerte.

El partido que disputaron los rojiblancos contra el Leganés lo tendrán ya bien analizado.

-Sí, lo hemos analizado lo mejor que hemos podido, pero tampoco vamos a desvelar nuestras cartas, ¿no? (risas).

Ahora está de actualidad en Bilbao el caso de Álex Remiro. ¿Cómo lo ve usted como excapitán rojiblanco?

-No lo sé. Ahora estoy en el Huesca y para opinar hay que tener toda la información, la cual yo no tengo.

¿Qué importancia le da al hecho de poder contar con un jugador con la experiencia de Etxeita? Usted fue un factor clave en su decisión.

-Todos conocemos a Xabi. Es una excelente persona, un jugador que va a sumar al grupo y, a partir de ahí, es un tipo de perfil de futbolista que en este Huesca encaja muy bien.

El lunes será la primera vez que pise el césped del nuevo San Mamés.

-Así es. Está claro que será un día muy emotivo y especial para mí, porque enfrente tendré a grandes amigos y compañeros.

La última vez que estuvo en el antiguo San Mamés jugó unos minutos contra una selección de Bizkaia en la despedida del campo.

-Fue algo inolvidable. Poder estar allí aquel día fue algo muy bonito y estoy muy agradecido al club de que me diera aquella oportunidad de participar.

¿Qué tipo de partido espera?

-Esa pregunta la tendría que responder el míster. Es él quien analizará esas cuestiones (risas).

“Leo Franco y yo coincidimos en el curso de entrenadores y, cuando le surgió la opción de entrenar al Huesca, me llamó”

“No tengo claro que lo mío sean los banquillos. Simplemente vivo el presente y aprovecho oportunidades”

“Está claro que será un día muy emotivo y especial para mí;tendré enfrente a grandes amigos y compañeros”