Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Concienciación desde el aula

La mancomunidad de Valdizarbe lleva desde 2016 sensibilizando a la población, así como a más de 500 alumnos, sobre la importancia de preservar el medio ambiente

Un reportaje de Ainara Izko - Sábado, 25 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Replantación de La Majada, término de Artajona afectado por el incendio de 2016, por parte de escolares de Valdizarbe. Fotos: Cedidas

Replantación de La Majada, término de Artajona afectado por el incendio de 2016, por parte de escolares de Valdizarbe. Fotos: Cedidas

Galería Noticia

Replantación de La Majada, término de Artajona afectado por el incendio de 2016, por parte de escolares de Valdizarbe. Fotos: CedidasLugar de recreo instalado en la zona recuperada tras el incendio.

una de las localidades más afectadas por el incendio de 2016 fue, sin lugar a duda, Artajona, donde ardieron más de 500 hectáreas. El fuego arrasó la práctica totalidad del bosque local y supuso la peor tragedia medioambiental de las tres últimas décadas. A raíz del suceso, la Mancomunidad de Valdizarbe se puso manos a la obra e incluyó, dentro de su programa educativo, un debate sosegado dirigido a profundizar sobre las consecuencias de los incendios forestales.

Con el patrocinio de la Obra Social la Caixa diseñó, además, el proyecto Hagamos piña con Artajona(dotado con 40.000 euros), a desarrollar entre los años 2017 y 2019 y que está dirigido a más de 500 escolares de Puente la Reina-Gares, Artajona, Berbinzana, Larraga, Obanos y Mendigorría, aunque también a la población en general. Su misión consiste en hacer reflexionar a la ciudadanía “sobre la importancia del medio natural para preservar nuestro futuro”, explica Óscar Rubio, promotor de la iniciativa.

En este sentido desde la Mancomunidad reconocen que enseguida se percataron de que no estaban capacitados para dar una solución integral a semejante desastre natural, porque claramente les superaba. De ahí que, en su lugar, optasen por hacer actuaciones pedagógicas en la comarca, especialmente entre la comunidad educativa. Primero promovieron la replantación de la zona afectada con 1.200 plantas autóctonas (arces, cornejos, fresnos, nogales, cerezos, coscojas, quejigos, encinas, etc.). Colaboraron en la iniciativa el Gobierno de Navarra, la empresa GAN, el Ayuntamiento de Artajona, los centros escolares, la Sociedad de Corralizas, asociaciones locales y el vecindario. Entre todos se creó un espacio natural de educación en el término de La Majada, una de las zonas afectadas por el incendio. Todas las plantas utilizadas en la replantación se personalizaron con los nombres, apellidos y localidades del alumnado y cada centro se identificó con una especie diferente de hoja que diseñó, especialmente para la ocasión, el artista Patxi Aldunate (natural de Obanos). “Un impacto como el padecido en la Zona Media no puede sino interpelarnos a trabajar intentando generar sinergias. Es lo que hemos intentado en Artajona, especialmente educando y sensibilizando a las generaciones de más temprana edad”, resume Rubio.

Paralelamente, la Mancomunidad de Valdizarbe ha trabajado codo con codo con organizaciones locales, como la Asociación Aitakaio Amigos del Monte, surgida precisamente a raíz del incendio “con la esperanza de recuperar el monte y defenderlo frente a futuras agresiones”, y ha participado activamente en labores de limpieza del terreno, en mesas redondas (de sensibilización), en la organización de visitas a la zona afectada con técnicos especializados o instalando una zona de recreo con mesas de picnic en La Majada, donde se ha creado un espacio de encuentro intergeneracional de disfrute.

Este curso, entre octubre y noviembre muy probablemente, se inaugurará además una instalación artística, basada en paneles de madera quemada, en la que el artista Patxi Aldunate grabará los poemas y relatos cortos que han resultado ganadores en un certamen literario escolar celebrado el curso pasado. “Nos gustaría que sirviera de homenaje a las personas de esta zona que sufrieron directamente este desastre ambiental”, señala Rubio al respecto.

En definitiva, la Mancomunidad se muestra satisfecha con el devenir de este proyecto multidisciplinar, a través del que ha cumplido un triple objetivo, ya que, por un lado, buscaba concienciar a la población sobre “cómo la naturaleza y las acciones y decisiones humanas pueden intervenir en el destino de nuestros bosques”. También perseguía “vehiculizar la solidaridad que se generó en el propio pueblo de Artajona”, apoyando las distintas accionas llevadas a cabo a posteriori (limpiezas, debates, etc.) y, por último, pretendía “unir a toda una comarca reforzando su identidad”. Y a juzgar por el resultado, todo apunta a que lo está logrando.