Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La rabiosa se queda en casa

Los hermanos marcilleses Marta y David Ezquerro, campeones de las categorías femenina y masculina

Miren Yoldi Iban Aguinaga - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un chico lanza la rabiosa bajo la atenta mirada de los espectadores.

Un chico lanza la rabiosa bajo la atenta mirada de los espectadores.

Galería Noticia

Un chico lanza la rabiosa bajo la atenta mirada de los espectadores.Los hermanos David y Marta Ezquerro, ganadores del concurso.Un hombre tira la azada en los fosos del castillo de Marcilla.

MARCILLA. El simpático concurso agrodeportivo del lanzamiento de rabiosa, que se celebra dentro de las fiestas patronales de Marcilla, tuvo lugar ayer en los fosos del castillo. Lo curioso de este año fue que los ganadores de la categoría masculina y femenina fueron los hermanos marcilleses Marta y David Ezquerro. El evento se celebraba el día 27, pero esta vez lo trasladaron al sábado en busca de una mayor afluencia.

La campeona Marta Ezquerro, de 29 años, consiguió batir su récord con una marca de 18,16 metros, aunque su victoria no fue una gran sorpresa, ya que de cinco años que lleva participando ha ganado cuatro. La segunda clasificada fue Amaia Fabo, de 17 años. Pese a su buen puesto, la pamplonesa admitió que “este año me he visto un poco peor que en los anteriores”.

A su vez, David Ezquerro consiguió lanzar la azada a una distancia de 28,9 metros. El marcillés de 36 años ha sido campeón local 14 veces en los últimos 16 años y esta vez también se proclamó campeón absoluto. Ezquerro explicó que “llevo participando desde los 20 años y suelo practicar días antes en el huerto de mi padre”. Agregó que para celebrarlo “les invitare al vermut a los amigos y la familia”. Otro participante habitual, José Ignacio Aguinaga, en cambio, no tuvo su mejor día. El villavés de 40 años, que ahora vive cerca de Zaragoza, hizo un lanzamiento nulo, al tirar la rabiosa contra la pared del castillo. “Estoy chafado, porque hace buen día y es la primera vez que el aire estaba a favor”, comentó Aguinaga. Ha ganado 9 veces de las 14 que ha participado. “Empecé a venir con unos amigos y al final le cogí el gusto, además hay muy buen ambiente”, añadió.

Sorprendentemente, Peio Muxika, un hombre de 67 años, fue el único en presentarse en la categoría de veteranos, por lo que no hay duda de quien salió ganador. Aún así, el de Gaztelu (Gipuzkoa) no lo hizo nada mal, pues logró una marca de 25,4 metros, a pesar de tener la mano bastante fastidiada. Muxika lleva siete u ocho años asistiendo a este acontecimiento junto a su hijo Ander, que también participa. Tal y como dijo el gazteluarra, “vengo por afición, mi vida es el deporte y mientras tenga salud aquí seguiré”.

La categoría junior la ganó Iñaki Etxeberria, con una marca de 13,04 metros. A pesar de los buenos resultados, ninguno superó el récord de David Miqueleiz con 37,60 metros. Este año, al igual que el pasado, hubo un par de sustos. Un concursante lanzó la azada cerca de la mesa del jurado y a otro se le desvió al público, pero por suerte no pasó nada.