Adiós Pamplona

Coche de caballos en la plaza Consistorial, hacia 1895

Por Joseba Asiron (www.adiospamplona.blogspot.com) - Domingo, 26 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

(Foto: Julio Altadill. De Arazuri, J.J. ‘Pamplona, calles y barrios’.)

Galería Noticia

Pamplona, agosto de 2018. J.A.S.

En 1895don Julio Altadill (1858-1935) podía considerarse, con toda justicia, uno de los “ases” de la fotografía pamplonesa. Toledano de nacimiento, militar profesional y fotógrafo en sus ratos libres, su legado constituye hoy un auténtico tesoro para quienes aman y valoran la historia de la ciudad.

La fotografía, obtenida en una mañana soleada, muestra en detalle el flanco nororiental de la plaza. Un lujoso carruaje, tirado por dos lustrosos caballos negros, se ha detenido ante los comercios sitos en este frente. Los acristalados escaparates, que permanecen bajo la sombra de los toldos, parecen mostrar productos textiles. Hacia el fondo, dos señores elegantes se disponen a salir de la plaza en dirección a la calle Mercaderes, y se cruzan con una mujer que camina apresuradamente hacia la calle de San Saturnino. Detrás, cuatro hombres con txapelas y proletario blusón hablan en un apretado corrillo.

Hoy en díala zona retratada hacia 1895 se encuentra ocupada por dos castizos comercios, la óptica Alforja y la sombrerería Gutiérrez, dos de esos establecimientos que pugnan por mantener vivo el viejo comercio local de Iruñea. Mucha suerte a ambos. Vemos también que las casas de este frente han sido total y acertadamente remozadas, y presentan hoy un aspecto magnífico y muy bien integrado en el entorno. En cuanto al lugar exacto donde se detuvo el elegante carruaje hace 123 años, permanece hoy ocupado por las sillas de una terraza. O tempora, o mores, que diría el viejo Cicerón...

En cuanto a Julio Altadill, su archivo fotográfico no fue el único legado valioso que dejó en Iruñea. Además de escribir con pasión sobre la historia y el patrimonio de su tierra de acogida, se casó aquí y tuvo a su familia en Pamplona, donde aún viven sus descendientes, entre los cuales cuento varios buenos amigos. Un saludo a todos.