Los concesionarios rebajan el precio de los coches ante la nueva normativa de emisiones

Esperan vender 1.200 vehículos antes de que en septiembre entre en vigor el sistema WLTP

Erik Mugarza / Javier Bergasa - Lunes, 27 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Coches circulando por la avenida Aróstegui, entrada oeste de la ciudad.

Coches circulando por la avenida Aróstegui, entrada oeste de la ciudad. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Coches circulando por la avenida Aróstegui, entrada oeste de la ciudad.

pamplona- Los concesionarios de Navarra, al igual que en el conjunto del Estado, están rebajando los precios de automóviles (pudiendo llegar a descuentos de hasta 6.000 euros, dependiendo de modelo y marca) con el fin de vender 1.200 coches en stock antes de que en septiembre se introduzca el nuevo sistema WLTP (siglas que significan Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedures), que buscará ofrecer datos más fidedignos sobre el consumo de los vehículos.

“Para incentivar las ventas, estamos dando unas ofertas muy sugerentes”, asegura Carlos Sagüés, presidente de la Asociación Navarra de Talleres de Reparación de Vehículos (ANTRV), quien revela que “gracias a estas maniobras, se están incrementando las ventas desde el viernes 17, y las matriculaciones han subido un 5,85% en Navarra y un 18,81% a nivel nacional, respecto a agosto el año pasado”. Sagüés espera que “para el 1 de septiembre, se consigan vender los 1.200 vehículos”.

Del 1 al 19 de agosto, las marcas que más coches han conseguido vender han sido Kia (6.493 vehículos, lo que supone un aumento del 246,85% respecto a 2017), que ya ha adaptado sus automóviles a la normativa WLTP para ponerlos en venta a partir de septiembre;Renault (3.501 coches, un 77,36% más que el año pasado);y Volkswagen (2.889 vehículos, lo cual supone un descenso del 5% en las ventas). En la Comunidad Foral, las marcas que más han vendido son Volkswagen (64 coches, un 60% más que el año pasado), Hyunday (34 vehículos, lo que implica un aumento del 112,5%) y Seat (31 vehículos, lo cual supone una reducción del 6,06%).

nueva normativaTodo esto obedece a la entrada en vigor, a partir del próximo 1 de septiembre, del nuevo sistema WLTP, que traducido al español hace referencia a los procedimientos de pruebas de vehículos ligeros coordinados a nivel mundial.

Su objetivo principal es dar a conocer datos de consumos y emisiones más reales. Las mediciones de CO2 que se obtengan en las pruebas de WLTP serán incluidas en los certificados de los vehículos, de esta manera se comprobará si el fabricante respeta los niveles de CO2 fijados por la Unión Europea.

“A los vendedores no nos afecta mucho este cambio, pero a los fabricantes sí”, informa Sagüés, quien considera que “con el nuevo sistema, es posible que algunos modelos de vehículos desaparezcan, porque los que no consigan pagar el impuesto de matriculación se quedarán fuera”.

Otra consecuencia del cambio de normativa a partir de septiembre podría ser la subida, en torno a un 5%, de los precios de los vehículos, causada, por un lado, por las distintas acciones comerciales llevadas a cabo por las marcas y, por otro, al coste añadido que suponen las futuras automatriculaciones y el impuesto de matriculación, que a partir del mes que viene será más elevada cuanto mayores sean las emisiones de CO2 del vehículo.

Faconauto, la patronal que integra las asociaciones de concesionarios oficiales de las marcas, asegura que el incremento medio podría situarse entre los 700 y los 1.000 euros por automóvil. En cambio, el precio de los vehículos más exclusivos, considerados de alta gama, podría ascender en más de 5.000 euros, según algunas fuentes.

También se espera una reducción en las ventas para el año 2019: la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones prevé una caída del 10%, a menos que haya un cambio fiscal. Desde el sector auguran que la peor parte llegará en enero y que el nuevo impuesto de automatriculación (que a partir de enero de 2019 irá incorporado al 80% de los vehículos, en contraste al 20% de ahora) no se hará efectivo hasta el mes de septiembre.

A pesar de todos estos vaticinios, Carlos Sagüés también cree que “hay mucha incertidumbre;no se sabe lo que va pasar”.