Clarke gana en Roquetas y Molard, nuevo líder de La Vuelta

El Sky concede una larga fuga y cede el jersey rojo de Michal Kwiatkowski

EP - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 17:24h

El australiano Clarke gana en Roquetas

El australiano Clarke gana en Roquetas (AFP)

Galería Noticia

El australiano Clarke gana en Roquetas

MADRID.- El corredor australiano Simon Clarke, del Education First-Drapac, se ha adjudicado la quinta etapa de la Vuelta ciclista a España, disputada entre Granada y Roquetas de Mar sobre 188,7 kilómetros, mientras que el francés Rudy Molard (Groupama-FDJ) arrebató el jersey rojo de líder de la clasificación general al polaco Michal Kwiatkowski (Sky).

Simon Clarke estrenó su palmarés en este curso y volvió a ganar seis años después en la Vuelta. Sólo necesitó de sangre fría y acelerar en el momento justo para ganar el esprint a sus otros dos compañeros de fuga, el holandés Bauke Mollema (Trek-Segafredo) y el italiano Alessandro de Marchi (BMC).

Este trío eran los supervivientes de una selección de 25 corredores que se formó en el inicio de una jornada que comenzó con un ritmo frenético, entre ellos el propio Rudy Molard, que fue echando cuentas con la calculadora para vertise de un rojo que cedió el permisivo Sky, quizás con el propósito de aligerar trabajo para las jornadas venideras.

Entre ese desgobierno del Sky y de los equipos con velocistas, la escapada fue cogiendo un buen puñado de minutos en las subidas a los altos de Órgiva, de tercera, y el del Marchal, puntuable de segunda y en cuya cumbre se iniciaba un tobogán de 30 kilómetros que culminaba en Roquetas de Mar.

Mollema, De Marchi y Clarke se adelantaron en El Marchal y en la cumbre contaban con 46 segundos de renta sobre otro trío perseguidor, con el italiano De Villella (Astana), el belga De Tier (Lotto) y el propio Molard, que se afanó más en el rojo que en la victoria de etapa pese al suspense de los dos kilómetros finales.

En ese tramo final el marcaje de los de cabeza acercó a los perseguidores hasta la distancia justa, la que Clarke calculó para lanzarse hacia la meta con más fuerza que sus dos compañeros de penurias en la costa almeriense, y para suceder a 'Il Bello' Cipollini, que un mes después ganaría el jersey arcoiris en Zolder, como vencedor en Roquetas en 2002.

Molard, exhausto, llegó tan sólo 8 segundos después, sexto. Una distancia más que suficiente para vestir este jueves el rojo de líder, pues el pelotón, con Michal Kwiatkowski al frente, cedió casi 5 minutos (4:55). En la general, Molard aventaja al polaco en 1:01, mientras que Alejandro Valverde, primer español, es quinto a 1:13.

Este jueves se disputa la sexta etapa de la ronda española, entre Huércal-Overa y San Javier, en el Mar Menor, de 155,7 kilómetros y dos puertos de tercera en medio del recorrido, el último a más de 50 kilómetros de la meta, que no deberían impedir una llegada al sprint para velocistas puros.