La aldea global

El origen: la trastienda

Por Txerra Díez Unzueta - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Los periodistas Javier González Ferrari y Fernando Onega pusieron en marcha por los lejanos tiempos de los ochenta una fórmula radiofónica que mezclaba opinión e información en el modo tertulia, y desde entonces las radios y teles del país multiplican, potencian y desarrollan esta manera de hacer comunicación, y que tiene sus antecedentes históricos en las literarias charlas de las fuerzas vivas en las trastiendas de las boticas.

El periodista y profesor universitario Gotzon Toral escribió un libro titulado Tertulias, mentideros y programas de radio(1989) en el que analizaba el fenómeno radiofónico y sus circunstancias y concluía que “los medios y en especial la radio instauran un escenario de hospitalidad… las tertulias radiofónicas escenifican un momento estelar de la convivencia diaria… el fin básico es la producción de cualidades emocionales”.

Dos décadas después las tertulias en variados formatos, duración y estilo copan tiempos en las cadenas de radio y televisión y no parece que vayan a decaer. Las caras se renuevan, los personajes se mixtifican, algunos desaparecen, pero el modo de trabajar se mantiene en base al buen saber y buen hacer de los protagonistas que suplantan a los auténticos personajes de la actualidad.

Ideologías reflejadas en su variedad, compromisos personales de cada tertuliano, habilidades propias para interrumpir o desplazar al oponente son algunos de los modos que mañana, tarde y noche, días laborales y festivos construyen la narración que nos ofrecen los medios audiovisuales.

Las tertulias tienen asegurada larga vida mientras que la demanda del consumo haga crecer la oferta de las programaciones. La tele de hoy sin tertulias, languidecería. Y no es caso.