Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Lenguas: mejor no hacer el ‘mono’

Por Txus Iribarren - Miércoles, 29 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

La queja de UGT sobre las contrataciones para plazas con carga docente bilingüe quizá tenga una explicación en el doble contexto de la ingeniería contractual de la función pública -siempre muy compleja- y los intereses laborales de particulares y sindicatos. Pero a pie de calle y con el sentido común en la mano, la denuncia no se sostiene y quizá pueda provocar un efecto boomerang en el caso de que la intención pudiera ser reavivar un debate lingüístico que ha presidido la legislatura en vísperas de su recta final con la idea fuerza de la “discriminación”. La discusión no es nueva y ya se vivió en el momento del abortado intento de la llamada lista única. Aquella interina que grabó un vídeo viral con alubias, lentejas y otras legumbres para explicar su frustración de que sabiendo -como ella- hasta cuatro idiomas, el actual sistema con doble lista (castellano y euskera, ligando el medio al fin, el continente con el contenido...) a quien discrimina de verdad es a los docentes plurilingües, vamos, a los que saben más y están mejor preparados en un mundo glocal. Porque por mucho que se quiera reducir el asunto a una pugna entre euskera y castellano se suelen olvidar tres cosas. La primera, que los euskaldunes hoy en día se desenvuelven en ambas lenguas. La segunda que los monolingües castellanoparlantes (profesores o no) no pueden decir lo mismo y eso que los idiomas no vienen en los genes: se aprenden y hay muchas opciones o apoyos para ello, entre ellas el reciclaje. La tercera es que el mundo no se acaba en el euskera y el castellano, nuestras dos preciosas lenguas propias si no contamos el francés. Las nuevas generaciones hablan euskera y castellano de serie;inglés o alemán por sentido práctico;viajan por el mundo sin complejos del que vienen otras personas con otras lenguas... La Navarra plural no tiene “dos comunidades lingüísticas” sino una realidad mestiza, líquida, con identidades poliédricas y no excluyentes. La educación y el profesorado no puede estar al margen de eso. Ni los sindicatos. La Escuela Oficial de Idiomas ya lo dijo en un campaña: mejor no hacer el mono.