Vuelta 2018

Un escapista llamado clarke

5ª etapa el australiano gana por velocidad en una jornada que acabó con el francés molard como líder

Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Simon Clarke (Education First) celebra en el podio su victoria.

Simon Clarke (Education First) celebra en el podio su victoria. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Simon Clarke (Education First) celebra en el podio su victoria.

Roquetas de Mar (Almería)- El australiano Simon Clarke, de 32 años, hizo buena la escapada del día imponiéndose en un reducido esprint de tres corredores en la quinta etapa de La Vuelta, entre Granada y Roquetas de Mar, de 188,7 kilómetros, en la que el polaco Michal Kwiatkoski (Sky) cedió el maillot rojo al francés Rudy Molard (Groupama FDJ).

Clarke, ganador de etapa en 2012 (Valdezcaray) y del premio de la montaña en La Vuelta, fue el más rápido en la recta de meta, donde concretó su triunfo ante los otros dos últimos supervivientes de la escapada del día, el holandés Bauke Mollema (Trek) y el italiano Alessandro De Marchi (BMC).

Por detrás llegaba un grupo con el francés Rudy Molard, quien se vio beneficiado por la parsimonia del pelotón y la falta de interés del Sky por defender el maillot rojo de Kwiatkoswki. El grupo llegó a 4.55, suficiente para que el francés se enfundara el maillot rojo de líder, siete años después de que otro francés, Sylvain Chavanel, vistiera por última vez esa prenda.

Una jornada de transición entre Granada y la costa almeriense con casi 3.000 metros de desnivel acumulado en terreno rompepiernas. Y con calor, mucho calor, a más de 30 grados. En esas condiciones, los favoritos decidieron pasar página con el menor desgaste posible.

Hasta el punto de que el Sky, loco por dejar la camiseta roja en las espaldas de otro corredor que no fuera Kwiatkowski, dejó actuar a los aventureros para que en las próximas etapas sean otros equipos los que tiren del carro, en este caso el Groupama de Molard. Un alivio para la escuadra británica, un honor para la francesa.

La jornada tenía trampas, además del desnivel acumulado, y el pelotón sufrió la calima en un sube y baja constante. No era un guion para esprinters, por eso se desentendieron ellos y sus equipos del proyecto a las primeras de cambio, tampoco para los favoritos ni para los defensores de la camiseta roja.

Así que se formó la escapada, aunque muy tarde, en el kilómetro 65, con 25 hombres, muchos de ellos con experiencia sobrada en grandes vueltas. Todos los equipos estaban representados, menos el Sky y Quick Step.

El más rápido sobre el papel era Clarke y el ciclista de Melbourne respondió a los primeros ataques para rematar a sus rivales por velocidad. No ganaba nada desde 2016 y en Roquetas firmó su segundo triunfo en La Vuelta. El día que nadie quiso vestir el maillot rojo. Menos Molard, rey por un día. - Efe