“todo el mundo hace todo para ganar”

iñigo pérez el jugador rojillo espera que el equipo pueda sacar los tres puntos en granada, donde osasuna se reencontrará con diego martínez

Diego Eusa Mikel Saiz - Jueves, 30 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Iñigo Pérez conduce el balón durante un ejercicio en el entrenamiento de ayer.

Iñigo Pérez conduce el balón durante un ejercicio en el entrenamiento de ayer.

Galería Noticia

Iñigo Pérez conduce el balón durante un ejercicio en el entrenamiento de ayer.

pamplona- Iñigo Pérez disputó el pasado domingo sus primeros minutos en El Sadar como local, e un partido en el que de sus botas salió el primer tanto de Osasuna esta temporada. El navarro pasó ayer por la sala de prensa de Tajonar, donde se mostró confiado en conseguir pronto la primera victoria. Además, el mediocentro analizó la situación del equipo tras las dos jornadas disputadas y afirmó estar “con la mirada puesta en el partido de Granada”.

En las últimas horas, las altas temperaturas que se esperan en Granada el domingo han provocado que desde la ciudad nazarí se haya planteado proponer un cambio de la hora del partido, al que, desde el punto de vista del txantreano, “no nos corresponde, a los jugadores, tener opinión sobre estos asuntos”.

“Todo el mundo sabe lo que opinamos pero, generalmente, temporada tras temporada se siguen cometiendo este tipo de errores, por lo que no hay que entrar en detalles, pero con ese calor es muy difícil jugar ese partido a nivel físico, y también afecta a nivel mental. Hay que aceptarlo, y sabemos que no se va a cambiar”, continuó el navarro.

Sin embargo, Iñigo Pérez afirmó que “las condiciones son las mismas para los dos equipos. Es algo que lo tenemos integrado y que no nos tiene que afectar”.

Los rojillos se reencontrarán con su exentrenador en esta nueva cita liguera. Preguntado por una posible revancha, Iñigo reconoció no haber notado nada en el vestuario, a pesar de que “es cierto que el año pasado a nivel deportivo todos teníais un objetivo en la cabeza que no se cumplió, pero no hay ningún tipo de revancha o de venganza”.

“Es verdad que cuando te enfrentas a tu exentrenador en una fecha tan temprana hay unos alicientes. Diego conoce a la plantilla y la plantilla conoce a Diego. Las cartas están encima de la mesa y todo el mundo sabe lo que hay”, prosiguió el exjugador del Numancia.

Tanto Osasuna como el Granada no han conseguido estrenar el casillero de victorias en esta nueva edición liguera. Iñigo señaló que “todo el mundo quiere y desea ganar y hace todo para ganar. No es que no me sorprenda, pero sabemos de la complejidad de esta liga. Nos hemos enfrentado a dos equipos que han ascendido y sabíamos que iba a ser complicado. Al igual que los equipos que descienden de Primera División, que son conscientes que no va a ser un camino de rosas. Tenemos esa espina de no haber podido brindar a la afición esa victoria el otro día, pero estamos trabajando en la primera victoria”.

Ante el Elche, el mediocentro disputó sus primeros minutos en El Sadar como local, algo de lo que se mostró “muy contento a nivel personal, porque tenía muchas ganas de jugar en El Sadar. Además se vivió la circunstancia de que te quedas con uno menos por la expulsión de un compañero y se notó ese aliento que te hace coger energía porque pareces que el equipo desfallecía. Disfruté mucho, pero lo deportivo no hay que dejarlo de lado porque prima por encima de lo personal”.

Preguntado si el equipo que se vio el otro día en El Sadar puede verse lejos del feudo rojillo, el txantreano comentó que “fuera de casa todos sabemos que cuesta mucho, aunque este equipo el año pasado fue muy fiable fuera de casa, y esa fiabilidad de la plantilla del año pasado con los mismos jugadores más el ADN que incrementa el entrenador es lo que queremos que se vea tanto en casa como fuera, pero somos conscientes de que es difícil”.

Cuestionado por las sensaciones que mostró Arrasate al término de los dos encuentros disputados hasta la fecha, el navarro admitió que “la sensación de rabia e impotencia la tenemos todos por cómo se han dado los resultados. Es cierto que hay pequeños matices que han hecho que no tengamos más puntos en el casillero, pero esas sensaciones tienen que durar pocas horas y enseguida hay que pensar en el partido siguiente, porque no nos podemos quedar en errores o en cosas en las que no se pueden hacer nada. El equipo tiene una dirección y esperemos que en Granada podamos conseguir los tres puntos”.

“Creo que nunca hay un equipo perfecto, ni nunca se va a ver un Osasuna de 10. Es cierto que a nivel personal el equipo me gustó el otro día. Estaba cómodo, hacía transiciones rápidas, robaba alto en campo rival y esos errores puntuales hay que corregirlos”, concluyó.