Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un baile para celebrar

El tradicional baile del Día del Pueblico reunió a vecinos y vecinas de Berriozar en el Casco Viejo

Ibai Canento, Daniel Cuesta, Silvia Ongay y Nahikari Ipiña fueron elegidos como mayordomos

Sofía Sánchez / Iban Aguinaga - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El grupo txiki de Txori Zuri baila tras la elección del colectivo de dantzas de los mayordomos.

El grupo txiki de Txori Zuri baila tras la elección del colectivo de dantzas de los mayordomos. (Iban Aguinaga)

Galería Noticia

El grupo txiki de Txori Zuri baila tras la elección del colectivo de dantzas de los mayordomos.El baile de la bandera reunió a numerosos vecinos y vecinas que se acercaron para disfrutar del día grande de fiestas.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Todos los años se busca gente para mayordomo y a veces es difícil encontrarlo”

berriozar- Ayer tuvo lugar uno de los actos con más historia de las fiestas de Berriozar, el baile de Mayordomos. Este baile es una tradición muy antigua, recuperada por los vecinos y vecinas en 1970. Los mayordomos/as elegidas entre los mozos y mozas del pueblo el día de San Pedro se encargaban principalmente de la organización de las fiestas. En ellas, presidían la misa, bailaban el primer baile y servían bebida y comida a las personas asistentes al acto.

Los cuatro mayordomos de este año, Ibai Canento, Daniel Cuesta, Silvia Ongay y Nahikari Ipiña, salieron de la tradicional misa en el Casco Viejo de Berriozar, preparados e ilusionados para dar comienzo a su baile de apertura. Entre aplausos y vítores se dirigieron a la carpa para abrir el día con un fandango y un arín arín ante la atenta mirada de vecinos y vecinas. Los dos requisitos principales para poder ser mayordomo son estar soltero y ser de Berriozar. Por su parte, Ongay quiso destacar que “antiguamente, los mayordomos eran los casaderos del año siguiente. Sin embargo hace ya muchos años que esa tradición no es así”. Asimismo, “todos los años se busca gente para mayordomo y hay mucha dificultad porque a la gente le da vergüenza bailar”, afirmaron los cuatro. A pesar de no ser expertos en el arte del baile, los cuatro jóvenes se vistieron con los tradicionales trajes de mayordomo y pusieron todas sus ganas aunque los nervios en aquel momento estaban “a flor de piel”, aseguró Cuesta.

Los protagonistas fueron elegidos por el grupo de dantzas Txori Zuri y su labor durará hasta el próximo 26 de diciembre, día en el que se repetirá el baile por el patrón de San Esteban, pero esta vez, serán las personas asistentes las que inviten a torrijas.

Tras la ilusionante apertura del día, los mayordomos dieron paso a los grupos de dantza mayores y txikis Txori Zuri y Hulargi, mientras ellos, como manda la tradición, paseaban alrededor de los espectadores ofreciendo comida y bebida como buenos anfitriones de las fiestas en su papel de mayordomos.

Enara Mariñelarena, Maider Rodríguez, Ainhoa Beunza, Alaia Urralburu, Irati López, Irune Abad, Ainhoa Rebilla y Saioa Murillo son vecinas de toda la vida de Berriozar y además forman parte del grupo de dantzas Txori Zuri desde que son pequeñas. Todas ellas afirmaron estar “muy ilusionadas” porque “nos encanta participar en uno de los días más especiales de las fiestas”. Forman parte del grupo de 15 años, ya que se dividen por edades y por sexos. Por su parte, Ainhoa, que lleva desde los seis años bailando, afirmó que “lo más ilusionante es bailar delante de tus vecinos y vecinas, sabiendo que estás haciendo algo por y para el pueblo. Sobre todo me gusta pasar tiempo con mis compañeras del grupo de danza”.

Al mediodía tuvo lugar una comida popular organizada por AEK Casco Antiguo para después, a las 17.00 horas, disfrutar de la final del campeonato de botxas infantil. Por la tarde, los más txikis pudieron disfrutar de numerosas actividades pensadas para ellos como hinchables y una ginkana con temática ambiental para el público más familiar. Una verbena infantil congregó a los más pequeños en la plaza Irrintzika en el Casco Antiguo para después finalizar la animada tarde con una chocolatada popular.

Por la noche, los bailes populares no faltaron, amenizados por la música de los gaiteros de Berriozar para dar paso a la bocatada popular en el Casco Antiguo. El resto de la noche estuvo dirigida por la música del DJ USB, y por último, para los que aguantaron toda la noche al ritmo de la música y de la fiesta, tuvo lugar un desayuno-picoteo en el Gaztetxe.