Investigan posibles termas romanas en Arce

Aranzadi estudia en el valle de Arce un importante complejo de edificios de época romana donde realizaban labores de metalurgia

Un reportaje y fotografía de Patricia Carballo - Viernes, 31 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h

A la izquierda, el plano geofísico muestra los restos de combustión en negro y los límites del terreno excavado de 50 m2 que se aprecia detrás.

A la izquierda, el plano geofísico muestra los restos de combustión en negro y los límites del terreno excavado de 50 m2 que se aprecia detrás.

Galería Noticia

A la izquierda, el plano geofísico muestra los restos de combustión en negro y los límites del terreno excavado de 50 m2 que se aprecia detrás.Algunas de las monedas encontradas, de bronce y plata.Entre los materiales, lo más abundante han sido escorias y cerámicas.

La Sociedad de Ciencias Aranzadi se encuentra desde el 20 de agosto trabajando en el yacimiento de Artzi (valle de Arce) dentro de la campaña de excavación arqueológica en torno a la gran calzada romana que atravesaba el Pirineo. Con ayuda de doce voluntarios, entre ellos estudiantes de historia y arqueología y vecinos del valle de Arce, este año han querido continuar excavando la estructura de un edificio de unos 50 metros cuadrados donde han encontrado indicios suficientes para pensar que se trataría de unas posibles termas.

Desde el año 2011, los arqueólogos de Aranzadi están investigando en este asentamiento situado en las inmediaciones del Palacio de Arce, el cual podría tener en torno a una hectárea de extensión y en el que se ha encontrado un complejo de edificios de diferentes elementos constructivos. Sin embargo, a raíz de las prospecciones geofísicas y con la intención de caracterizar el yacimiento en su globalidad, el año pasado abrieron cinco catas, donde comprobaron, entre otros, la existencia de un edificio de 20 x 5 metros de extensión que tenía una habitación en forma de ábside y un hipocausto, un sistema de calefacción similar al suelo radiante de hoy en día. “Al comprobar que este edificio tenía varias habitaciones y que podía tratarse de una zona calefactada o incluso de unas posibles termas, nos pareció interesante seguir con la excavación del mismo este año”, afirmaban ayer Ekhiñe García y Oihane Mendizábal.

Así, en este edificio han podido comprobar in situ los pilares sobre los que se apoyaba el sistema de calefacción de suelo, así como fragmentos de diferentes baldosas, ladrillos, morteros y tuberías (tubuli), lo que les da una idea de cómo era esta estructura en su posición original. “Al ser el ámbito muy extenso, queríamos delimitar para ver cuántos pilares se han conservado, pero tenemos intención de continuar excavando en el futuro”, aseveraron. Asimismo, en una de las estancias han encontrado suelo de opus spicatum, tipo de construcción romana en forma de espiga. “En el yacimiento de Zaldua nos han salido cientos de fragmentos separados, pero aquí es la primera vez que nos lo hemos encontrado en su posición original”, aclaraba Mendizábal, añadiendo la importancia de la cimentación conservada.

BASURERO En cuanto a los materiales, además de aparecer material de construcción como ladrillos o baldosas, han encontrado gran cantidad de escorias y una cuña metálica, lo que sin duda refleja que en este lugar realizaban labores de fundición de metales. “No sabemos si era una fragua o quizá un lugar para depurar el mineral traído de las minas, pero aquí nos han quedado los restos de ese metal derretido que seguramente fueron echados en una fase posterior, una vez abandonado el lugar”, indicaron, resaltando que este edificio excavado tenía un carácter más residencial. Más allá de los cientos de fragmentos que han encontrado de cerámica de cocina o de huesos de animales, una de las novedades de este año es que ha aparecido plomo, que se utilizaba para sellar las juntas entre ladrillo y ladrillo para que el calor se mantuviera. “El hipocausto tuvo en una fase posterior una función de basurero, por eso nos han salido muchos materiales y será muy interesante analizarlos para conocer, por ejemplo, qué dieta llevaban, cómo era la actividad que desarrollaban y de qué datación estamos hablando”, afirmaron. Por último, han encontrado monedas de plata y bronce que datan de los siglos III y IV d.C, aunque no quiere significar que este complejo de edificios estuviera en funcionamiento sólo durante esos siglos.

visita guiadaTodas aquellas personas interesadas en visitar este yacimiento, tienen la oportunidad de asistir gratuitamente a las jornadas de puertas abiertas que se realizarán mañana 1 de septiembre a las 11.00 horas de la mañana desde el Palacio de Arce. Allí, arqueólogos de Aranzadi explicarán en euskera y en castellano los avances de la investigación.