Los Coen, en Venecia con ‘The Ballad of Buster Scruggs’

Competirán por el León de Oro con un filme que muestra su icónica idea de un western

Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

venecia- The Ballad of Buster Scruggses “claramente un western”, pero cuando decidieron hacer este filme, los hermanos Coen pensaron más “en la icónica idea de un western”, en recuperar la imagen que todos tenemos en nuestras cabezas.

Así presentaron ayer en Venecia este filme que compite por el León de Oro y que está compuesto por seis historias independientes protagonizadas por actores como James Franco, Tim Blake Nelson, Liam Neeson, Zoe Kazan, Brendan Gleeson o Tom Waits.

No obstante, Joel Coen resaltó que no pensaron mucho en el hecho de que fuera un western, sino más en las historias y en encontrar el tono adecuado para cada una de ellas. Desde hace muchos años tenían varias historias cortas escritas y no sabían qué hacer con ellas, por lo que decidieron unirlas en una película, aunque también escribieron algunos relatos nuevos. “Ahora no hay una vía comercial para este tipo de filmes compuestos de pequeñas historias pero en Italia sí hubo una época en la que había películas con historias cortas de sexo”, explicó Ethan Coen, que se acordó de esta posibilidad al ver un viejo filme de Mario Monicelli.

Una película que narra las historias de un impecable vaquero cantante que dispara como el rayo;de un torpe atracador de bancos;de la decadencia de un espectáculo ambulante;de un ávido buscador de oro;de una mujer que se queda sola en una caravana y del encuentro de un grupo de extraños en un viaje en carruaje. “Teníamos una idea muy clara del orden de las historias, la secuencia que formaría la película y la progresión de los estilos, empezando por la comedia, que poco a poco va girando hacia un tono más oscuro”, explicó Joel.

Cada historia necesitó un tratamiento individual porque eran muy diferentes y sacaron del spaghetti western la idea de cómo unirlas, a través de la música, repitiendo piezas musicales al principio y al final de la película para enlazarlas. Y como elemento diferenciador utilizaron los paisajes, similares y completamente diferentes al mismo tiempo. Rodaron la película en Nuevo México, Colorado o Nebraska, por lo que tuvieron que dedicar mucho tiempo a las localizaciones para lograr, para cada caso, “el paisaje icónico del western” que necesitaba cada una de las historias. - Efe