Apoyo humano de Estella a Seduwa

EL DOCENTE JULIO DE ÍÑIGO VIAJÓ al HOSPITAL QUE EL IES TIERRA ESTELLA ha ayudado a construir en nepal

Un reportaje de Julen Azcona - Sábado, 1 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El docente del IES, Julio de Íñigo Berisa (centro), en su visita a Seduwa (Nepal).

El docente del IES, Julio de Íñigo Berisa (centro), en su visita a Seduwa (Nepal). (Foto: cedida)

Galería Noticia

El docente del IES, Julio de Íñigo Berisa (centro), en su visita a Seduwa (Nepal).

Son ya varios los años que el IES Tierra Estella-Lizarraldea BHI lleva colaborando con distintas causas solidarias, a través de pequeñas campañas con una gran ambición que van desde la venta de fotografías a la elaboración de cestas. Los fondos recaudados gracias al esfuerzo de padres, alumnos y profesores van destinados a colectivos como Asociación Navarra Amigos del Sáhara o a proyectos de cooperación en países como Benín o Ruanda, en África, o Nepal, en Asia.

Este último lugar recibe la ayuda de la fundación SOS Himalaya-Iñaki Ochoa de Olza, creada en conmemoración del montañero navarro (fallecido en 2008 durante la ascensión al Annapurna) para ayudar a niños y niñas de países con montes de más de 8.000 metros de altura. Gracias a esta asociación se ha podido construir un orfanato de Katmandú, un hospital infantil en Pakistán y tres escuelas en Nepal, entre otros.

Este verano, el instituto público estellés ha tenido la oportunidad de vivir de primera mano los resultados de su colaboración con SOS Himalaya. Y es que uno de los miembros del profesorado, Julio de Íñigo Berisa, aprovechó su período vacacional para visitar, durante la segunda quincena de julio, la localidad de Seduwa, en Nepal. Allí la fundación ha habilitado y puesto en marcha un pequeño hospital para atender a toda la población del Parque Nacional de Makalu Barum, al este del país.

A su vuelta del viaje, De Íñigo explica la importancia de que haya un centro médico en un lugar como Seduwa. “Se trata de la localidad más poblada y céntrica de la región, y aún así no existe la posibilidad de desplazarse en coche”, señala. “Los viajes se hacen a pie y se utilizan burros y mulas para el transporte de mercancías”.

Ante esta situación, el hospital atiende a una población de cerca de 4.000 personas, en viviendas muy dispersas, algunas a dos días andando hasta Seduwa, tal y como puntualiza el docente. “De no existir este centro médico, toda la población tendría que desplazarse hasta el hospital de Khabari o Katmandú, lo que supone otros dos o tres días caminando y luego en todoterreno”. De Íñigo relata que el centro construido con el apoyo del IES Tierra Estella dispone de un auxiliar médico y una auxiliar pediatra para el control de crecimiento, alimentación y vacunación de los niños de la región.

Experiencia Durante toda su estancia el profesor estuvo acompañado por el autóctono Mingma Dorji Sherpa. “Él fue el inseparable compañero de expediciones de Iñaki Ochoa de Olza y ahora es el responsable de SOS Himalaya en Nepal”, explica. El recibimiento en Seduwa, que estuvo formado por autoridades locales y personal sanitario, fue “con todos los honores;todos mostraron su agradecimiento”, según explica De Íñigo. El acto consistió en la entrega de un khata, “un pañuelo en señal de respeto”, y el thika, “una pintura roja en la cabeza en señal de bienvenida”. A continuación, tuvo lugar una visita a las instalaciones del centro: sala de espera, consulta, habitaciones, sala de partos, dispensario, etc.

De Íñigo aprovechó para completó su visita a Seduwa con la realización de varias etapas del Makalu Trek, “uno de los treks más bonitos, duros y desconocidos de Nepal, donde pudimos disfrutar y sufrir la magnitud de estos valles”. Para De Íñigo esta ha sido una experiencia “inolvidable. Debería servir para que los proyectos de la fundación SOS Himalaya sean más conocidos;que haya más ayudas para seguir con más proyectos, como seguro le gustaría a Iñaki”, concluyó.