Meteoritos

Transparencia

Por Carlos Pérez Conde - Domingo, 2 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Oportunismo: “Ahora conviene conocer que...”. El conflicto del gaztetxe Maravillas es la muestra más reciente de la escasa o nula implantación de la transparencia real. Transparencia -con participación y autogestión-, una de las viejas asignaturas pendientes en la relación entre las instituciones y la sociedad a la que representan y sirven. Otro compromiso de mejora incumplido. Desde la fundación del actual sistema democrático. Los pasos dados, cortos y simbólicos. El contencioso del gaztetxe implica en esencia al Gobierno de Navarra -propietario del palacio Marqués de Rozalejo- y a los okupas del inmueble. Discursos antagónicos. Intereses contrapuestos. Están incursos también Ayuntamiento de Pamplona, partidos políticos, aparatos policial y judicial y movimientos populares. Geroa Bai, a través de sus órganos internos y de sus representantes municipales en la capital, ha salido con profusión de escritos en defensa de la actuación del Ejecutivo. Todo medido y planificado para multiplicar el efecto del mensaje. Desvelan actuaciones, plazos, ofertas, rechazos, procedimientos, trastiendas. No todo, claro. ¿Ningún disenso en el Gobierno? Ahora conviene. ¿Y antes, desde el principio y durante el proceso de meses entre okupación, desalojo y reokupación? ¿Por qué se ha hurtado a la sociedad lo que ahora le conviene saber? O mejor, lo que le conviene a Geroa Bai que se sepa. Las negociaciones en ámbito público son de interés social. Las mesas de negociación -sectoriales y regladas o provocadas por situaciones puntuales- no han de ser opacas. Las versiones sesgadas e interesadas, consecuencia indeseable. Nunca tal fácil como ahora que sean abiertas a la sociedad. Luz. Taquígrafos. Abierto en la red, en lenguaje moderno. Sepamos quiénes se sientan a la mesa, con qué propuestas, con qué debates, con qué actitud, con qué resultado. Los plumeros, al escaparate. Para saber con quién nos jugamos los cuartos. Sin corredores de apuestas.

Más sobre Meteoritos

ir a Meteoritos »