Mesa de Redacción

Concordia interesada

Por Rafa Martín - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Anda Pablo Casado demasiado ocupado estos días en intentar poner orden en casa -el PP-, procurando que Albert Rivera no le quite el pan del morral -erosionar aún más su base electoral-, preocupado por el devenir de su formación académica -la investigación de su más que sospechoso máster- y con la vista puesta en el calendario judicial -su partido aún no ha liquidado cuentas en los tribunales por los ingentes casos de corrupción que ha protagonizado- como para tener alguna lúcida idea de futuro. Abanderando la aún mayor derechización de su formación su tibieza sobre la exhumación de Franco y el destino del Valle de los Caídos le retrata. Ahora aflora su sectarismo al ponerse enfrente de la Ley de Memoria Histórica “por irresponsable e innecesaria”, aduce. A cambio apuesta por una “ley de concordia” con la que quiere derogar la “lectura sectaria de la historia”, esa que precisamente durante cuarenta años se nos ha impuesto por la fuerza. En un planteamiento tan electoralista como simplista critica el “desenterrar el pasado” cuando lo único que se pretende es la memoria, reparación, dignidad y justicia para las víctimas del franquismo. Si esta es la renovación que propone el nuevo PP pronto empezaremos a echar de menos a Mariano.