Compartir el buen sabor de las pochas

La VII edición de la jornada del elogio a su producto estrella llena sangüesa

Un reportaje y fotografías de Marian Zozaya Elduayen - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Represetantes municipales locales y comarcales, de la FNMC, colaboradores en el acto de hermanamiento 2018.

Represetantes municipales locales y comarcales, de la FNMC, colaboradores en el acto de hermanamiento 2018.

Galería Noticia

Represetantes municipales locales y comarcales, de la FNMC, colaboradores en el acto de hermanamiento 2018.A punto de comenzar el reparto de los 150 kilos de pochas cocinadas.Aderezando las hamburguesas de la ternera ecológica.

Sangüesa abrió ayer sus puertas para compartir la celebración del día grande de las Jornadas del Elogio a la Pocha y atrajo hasta sus calles a numeroso público en la VII edición de la promoción de su producto hortícola estrella.

El aroma del guiso en las Arcadas extendido hacia la vía principal fue como un reclamo para la degustación de los 150 kilos pelados de víspera por la vecindad en un extraordinario ambiente de participación, y cocinados en el día por Matilde Lacasa y su hija, Marta Tiebas, satisfechas de colaborar desinteresadamente en la jornada que deja el mejor sabor de la afamada legumbre mantecosa.

“La fiesta gastronómica de alabanza y disfrute”, así calificada por el alcalde, Ángel Navallas en el acto oficial de apertura, dotó a la ciudad de un ambiente de fiesta y mercado, con la venta de las alubias en el centro, que ensalzaba la importancia de las pochas sobre todo rastrojeras, (las caparronas vienen después) de las huertas de Pastoriza, Sotico Batán o Ribalagua. Pero además, la calle Mayor se llenó de puestos artesanos, con talleres infantiles, labores de bolillos, dulces, y puestos solidarios.

A Sangüesa acudieron alcaldes y concejales de los pueblos vecinos, en un día de fiesta grande de tradición local y comarcal que el Ayuntamiento pone de relieve desde 2012, como “un referente del cultivo gastronómico, refuerzo de la identidad y dinamización socioeconómica”, subrayó el alcalde.

Ya desde su primera edición, la pocha se ha relacionado con la salud, hermanado con productos de otras tierras y ha sido objeto de diversas investigaciones. El año pasado fue el centro de la denominada soberanía alimentaria y enlaza en éste, con el valor del producto propio para el desarrollo y la supervivencia de los pueblos. Por eso ayer la cita tuvo como invitado a Jesús Mari Rodríguez Gómez, Vicepresiente de la FNMC y alcalde de Ribaforada, en representación de lo local.

HERMANAMIENTO Desde la primera edición, el elogio a la pocha va unido a su armonización con otros productos y ayer el evento puso el foco en la producción de Ternera Ecológica de Petilla de Aragón, a través de Ignacio Suescun Hualde. El ganadero sangüesino, de 40 años, es propietario de la marca y de las sesenta vacas que pastan en territorio de Petilla, del que se alimentan en un 90% y por eso agradeció a su vecindad mantener los terrenos comunales.

Su actividad “sacrificada pero satisfactoria”, le permite vivir de la venta directa, si bien reconoció condicionantes como: climatología, precios y burocracia, salvados con su trabajo, vocación y las ayudas del Gobierno de Navarra para instalarse como joven ganadero.

El producto Ignacio Suescun fue junto a las pochas el mayor atractivo de ayer, convertido en pequeñas hamburguesas (850) cocinadas por el restaurador local, José Javier Abadía, con una salsa de sus propias recetas de cocina tradicional medieval que suavizaba el sabor de la ternera “de mucha calidad, perfecto sabor y textura”, significó.

“Este año ha sido malo para la pocha, llovió mucho al principio y sufrieron las epidemias con el calor. Tuvimos que resembrar y ya no es lo mismo”, contaba el concejal de Rural, Antonio Miguéliz. Añadía que Sangüesa cuenta con unos diez productores mayores, “y no es fácil pasar de ahí, porque la producción sin canal de distribución, no tiene salida”, sentenciaba.

En un puesto cercano, Santos Fernández de Gabarderal vendía con sus hermanas cerca de 140 kilos de su producción familiar, de las pocas que quedan en la zona. “Es muy difícil tenerlas al día, no sabes cuándo van a llegar, cómo irá el tiempo. Es mucha incertidumbre”, resumía.

TRADICIÓN E INNOVACIÓNAyer en Sangüesa, el menú era completo: pochas, ternera y de postre, helado de pocha, amenizado con la Txaranga Eskartxa.

El sabor de la cocina tradicional de Matilde y de la deliciosa ternera aderezada por la salsa de Abadía, se cerraba con el helado de Jesús López Gastón, de la heladería Lerma de Estella, colaborador incondicional en las siete ediciones que ayer aportó nada menos que 50 kilos de su dulce y fresca receta.

En la mañana de la séptima edición, el Ayuntamiento tuvo un gesto de gratitud con Matilde, Marta y Jesús Mari imprescindibles en las jornadas. “Sin ellos sería imposible”, dijo Navallas. Voluntariado que hace grande a los pueblos y ciudades “a coste cero”, sintetizó Matilde.

en corto

Impulso. Las Jornadas de Elogio a la Pocha surgieron en 2012 para fomentar su cultivo, convertir la ciudad en referente gastronómico y dinamizar socioeconómicamente Sangüesa y la comarca.

Otros productos. Alubias (150 kilos), ternera ecológica con salsa tradicional medieval (850 hamburguesas) y helado (50 litros) estuvieron aderezados con vinos de Sada e infusiones de Josenea de Lumbier.

la frase

ángel navallas “poner en valor productos propios es importante para nuestro desarrollo”

El alcalde sangüesino recalcó la importancia de recuperar y mantener prácticas tradicionales y productos propios para el desarrollo local y comarcal.