Echávarri, en vía de formar parte de Mancomunidad

Otros concejos como riezu y amillano siguen procesos parecidos, que implican el retorno de la gestión del agua a los consistorios

Un reportaje y fotografía de Julen Azcona - Lunes, 3 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Asistentes a una de las asambleas de la Mancomunidad de Montejurra.

Asistentes a una de las asambleas de la Mancomunidad de Montejurra.

Galería Noticia

Asistentes a una de las asambleas de la Mancomunidad de Montejurra.

La Mancomunidad de Montejurra se encuentra en proceso de estudiar la fórmula de un convenio con el concejo de Echávarri, después de que este último devolviera las competencias de abastecimiento de agua a la institución de origen, el Ayuntamiento de Allín -del que Echávarri forma parte-.

Como se recordará, Allín tardó varias semanas en poner en práctica el traspaso de poderes, algo que tuvo como consecuencia que los vecinos y vecinas de Echávarri no pudieran beber agua del grifo durante casi veinte días, debido a la dejación en el control de los niveles de cloración. Esto llevó a discrepancias entre concejo y Consistorio acerca de quién era el responsable.

Más allá del conflicto puntual, subyace la necesidad de Echávarri de transmitir la gestión del agua a Allín con el fin último de que sea la Mancomunidad quien asuma el control. Según explicó Iker Aramendía, presidente del concejo, no fue una decisión fácil, después de décadas siguiendo un modelo que apostaba por la autogestión. “Lo hemos hecho muy a nuestro pesar. El agua es un recurso natural nuestro muy preciado que nunca hemos querido perder;estábamos a favor de mantenerlo”, aseguró el presidente.

El cambio fue motivado por las recomendaciones del Gobierno de Navarra. “Nos reunimos con Administración Local y nos contó cuáles serían las directrices con respecto al agua según el nuevo Plan Director”, recordó el presidente. “Vimos claras las dificultades que íbamos a tener los pueblos pequeños, y más Echávarri con las infraestructuras tan obsoletas que tiene en cuanto a redes de abastecimiento. Ante esto, se nos propuso como solución integrarnos dentro de Mancomunidad”.

Según la Ley de Bases del Régimen Local, la gestión del agua es exclusiva de los Consistorios -aunque históricamente este poder haya sido delegado a los concejos que (como Echávarri) solicitaban abastecerse a sí mismos- y estos son los únicos que pueden solicitar un convenio con Mancomunidad. Por eso la única forma que tienen los concejos de integrarse en el ente es renunciando a la delegación para retornar el poder a su institución de origen, el Ayuntamiento.

Otros casos Echávarri no es el único concejo que se encuentra en esta situación: Amillano y Riezu están siguiendo procedimientos similares debido a circunstancias diversas, que van desde problemas económicos a relacionados con la gestión o la calidad del agua, según explicó el gerente de la Mancomunidad, Laureano Martínez. La norma general, tal y como aclaró Martínez, es que los concejos que históricamente cuentan con el poder delegado de abastecimiento de agua no están por la labor de devolverlo por el momento.

Así, el gerente detalló que en Tierra Estella mantienen sus competencias Iruñela e Ibiricu, concejos del Valle de Yerri;todos los concejos de los Valles de Lana, Améscoa Baja y Allín (en el último caso, con las excepciones de Echávarri y Amillano);además de los Ayuntamientos de Aguilar de Codés, Aranarache, Cabredo, Eulate, Genevilla, Lapoblación, Larraona, Marañón, Sartaguda y Ancín. Este último solo tiene la gestión en baja y la captación y tratamiento del agua es competencia de Mancomunidad.