Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
OSASUNA la actualidad

Cuando cuesta ganar y más

La liga | Osasuna completa tres partidos ofreciendo una imagen débil y desconcertante, con muchos minutos sin estar a la altura de sus rivales

Javier Saldise - Martes, 4 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Rubén García, presionado por dos rivales el domingo.

Rubén García, presionado por dos rivales el domingo. (LOF)

Galería Noticia

Rubén García, presionado por dos rivales el domingo.

pamplona- Rubén García, el último fichaje en llegar y futbolista con registros de juego y participativo, no puso paños calientes tras la derrota en Granada y dijo que no había que mirar este calendario que sólo clarea en la tercera jornada y que debían estar preocupados.

Osasuna o no ha llegado o no se está mostrando en este comienzo de campeonato todo lo rodado o ensamblado que sus rivales y ello se ha traducido en una imagen discreta en Mallorca y muy pobre en Granada, con otra actuación entre medio mediana en casa con el Elche y, como resumen, dos derrotas y un empate, un gol a favor y cuatro en contra. Un desconcierto. No puede ser de otro modo cuando el propio entrenador habla de déficit de puntos. Sin embargo, quizás, lo más preocupante es que de la primera jornada a la tercera se ha empeorado tras el paso por unos buenos minutos frente al Elche, pese a no sumar los tres puntos.

A Osasuna no es que le cueste ganar, que le está costando en esta puesta en marcha del torneo, sino que, bajando un escalón en cuanto a posibilidades en el marcador, ha demostrado dificultades claras para puntuar, como lo demuestra el único punto por el empate en El Sadar. Los rojillos están presentando argumentos ofensivos muy escasos para optar a la victoria. Un remate entre los tres palos en Granada, tres en Mallorca -tiros sin peligro en su calificación- han limitado la capacidad para incidir en el resultado y condicionado así estos dos partidos que han concluido con derrota.

En Granada, frente al rival más cualificado de los tres, un aspirante del mismo peso, se vivieron más motivos para el naufragio general. Un coladero por las bandas, desaparecidos y superados en el centro del campo por la acumulación del trabajo de ayudas, Osasuna hizo un partido muy pobre, en el que ni siquiera fue capaz de colocar el listón de su resistencia en un muestrario de coraje mayor. Frágiles en defensa, sin peligro en el ataque, a Osasuna se le multiplican los problemas porque carecer de punch final es sólo una parte del diagnóstico. Los dos penaltis en contra en tres jornadas, en jugadas en que perfectamente se pueden cobrar por parte del árbitro, también subrayan un cierto atropello en el trabajo defensivo.

Jagoba Arrasate está obligado a buscar una reacción inmediata en el equipo, buscar jugadores que se encuentren en mejor estado de forma y ganar ya, como sea y cueste lo que cueste. Los futbolistas ya saben que la confianza en ellos depende de su restitución al entrenador en forma de rendimiento y que estos inicios de campeonato también toleran mejor que otros el reparto de oportunidades y cambios. Con apuros en todas las líneas, dudas generales y un rendimiento bajo como grupo, con especiales lagunas en algunos casos particulares, nadie debería sentirse seguro en el once.

Mientras, los puntos de principio de temporada valen lo mismo que cualquier otro y se han perdido ocho con demasiada facilidad. La innegable sensación de disgusto y decepción ya aparecen por aquí cuando se vislumbra en el horizonte tan sólo la cuarta jornada. El pueril planteamiento de intentar tapar la exigencia deportiva con un animoso discurso de paz y amor en el osasunismo nadie se lo había creído.

etiquetas: osasuna, granada