El 31 de agosto se destruyeron en España más de 300.000 empleos

El paro crece a su mayor ritmo desde 2011 en un mes que acusa el pinchazo del ‘boom’ turístico

Miércoles, 5 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Jóvenes desempleados participantes en la primera Lanzadera de Empleo del Ayuntamiento de Pamplona para aprender a encontrar trabajo.

Jóvenes desempleados participantes en un Lanzadera de Empleo

Galería Noticia

Jóvenes desempleados participantes en la primera Lanzadera de Empleo del Ayuntamiento de Pamplona para aprender a encontrar trabajo.

“Los datos son algo peores que otros años y muestran que falta empleo de calidad”

pamplona- Por primera vez en la historia, en un solo día se destruyeron más de 300.000 puestos de trabajo. Sucedió el último día de agosto, que este año además coincidía en viernes, ya el día de la semana que más personas son dadas de baja en la Seguridad Social. En esta ocasión, el saldo negativo supuso un recorte de 304.642 empleos.

El leve pinchazo del turismo, que acusa diversos factores (desde la ola de calor en Europa hasta la recuperación de mercados hundidos, como el egipcio), añade otro factor a un mes que no suele ser especialmente bueno para el empleo. Tampoco en 2018. De hecho, en todo agosto, la Seguridad Social perdió 202.996 afiliados, la mayor destrucción de empleo de toda la crisis en un mes de agosto. De esta forma, el número de ocupados se situó en 18.839.814 personas al cierre de agosto, cifra que, no obstante, se ha incrementado en 529.970 en el último año, según los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granados, ha atribuido la caída del empleo a un comportamiento habitual que se registra al término de la época estival, agravado por la leve desaceleración de la economía. Esta caída del empleo no se refleja en su totalidad en los datos del paro registrado, que cerró agosto con un total de 3.182.068 personas registradas en los servicios públicos de empleo, tras incrementarse en 47.047, la mayor alza en ese mes desde 2011. Esto se debe a que agosto ha terminado este año en fin de semana, lo que ha llevado a que aún no se haya trasladado a las oficinas de empleo el impacto del fin de muchos contratos, según explican desde Trabajo.

De vuelta a la afiliación, la mayor parte de la reducción se registró en el régimen general, con 184.660 empleados menos, hasta los 15,5 millones, dentro del que destaca la educación como la actividad que absorbió uno de cada cuatro empleos perdidos (57.706 ocupados menos). Por detrás, la industria manufacturera (23.632 ocupados menos), la construcción (20.261 menos) y las actividades administrativas y servicios auxiliares (18.035 menos) destacan como las actividades que concentraron pérdidas de empleo.

Por el contrario, las que más aumentaron su afiliación fueron las actividades sanitarias, con 15.287 ocupados más, y la hostelería, con 5.833 más. El Sistema Especial Agrario perdió 26.435 afiliados y el de Empleados del Hogar, 3.588, en tanto que también redujeron su ocupación el Régimen de Autónomos (17.894 personas menos);el del Mar (419 menos) y el del Carbón (24 menos).

Respecto al desempleo y por sectores, principalmente aumentó el numero de desempleados que trabajaron en los servicios (39.758 parados más), aunque también en la construcción (9.246 más). - Efe

etiquetas: paro, empleo