‘Las rosas del sur’

Llamazares: “Los españoles no tenemos solución porque repetimos los mismos errores”

El escritor leonés cierra su viaje por 80 catedrales con ‘Las rosas del sur’

Carmen Naranjo - Jueves, 6 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El escritor Julio Llamazares ha culminado un viaje de 16 años.

El escritor Julio Llamazares ha culminado un viaje de 16 años. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El escritor Julio Llamazares ha culminado un viaje de 16 años.

madrid- “España es como un pastel que nunca termina de cocerse del todo”, asegura el escritor Julio Llamazares tras un viaje de más de 16 años por las cerca de 80 catedrales españolas, un recorrido literario que ha finalizado con la publicación de Las rosas del sur.

El singular viaje literario de Llamazares (Vegamián, León, 1955) comenzó en 2001 en Galicia con una visita a la catedral de Santiago de Compostela y finalizó el pasado mes de marzo en Tenerife, en la catedral de Los Remedios: más de 20.000 kilómetros en 14 viajes que cuenta en las más de 1.100 páginas que componen los dos volúmenes publicados por Alfaguara: Las rosas de piedra, de 2008, y Las rosas del sur, que sale hoy a la venta.

Unos años en los que han cambiado la sociedad española y el autor e, incluso, las catedrales se han transformado, explica Llamazares. “España es en sí misma un conflicto histórico permanente. Los españoles no tenemos solución, porque repetimos siempre los mismos errores. Es como una catedral: cuando la restauras por un lado, sale otro que tienes que arreglar”, sostiene. Su obra es algo más que un viaje por España “de catedral en catedral”;no es un libro de arte o una guía arquitectónica, sino un reflejo de una sociedad cambiante en este “país de países”, señala este escritor viajero. Porque las catedrales, sostiene, son reflejo de los cambios sociales y ahora se han convertido en “edificios muertos desde el punto de vista religioso y social” que han sido sustituidos en el perfil de las ciudades por otras “catedrales modernas” como los centros comerciales. Las catedrales han pasado a ser “cascarones vacíos” en los que “es más fácil encontrarse a un turista japonés que a un cura”, considera Llamazares, al par que afirma haber aprendido mucho en estos viajes tanto de la sociedad como de la condición humana y de su propia condición. Y ahora, tras ver publicado este segundo libro, recuerda una afirmación de José Vasconcelos: “Un libro, como un viaje, se empieza con inquietud y se termina con melancolía”.