Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
PRIMERA VICTORIA DE LA TEMPORADA

Osasuna supera las dudas y gana

El equipo de Arrasate se impone con autoridad al Almería tras sufrir en el primer tiempo por encajar el gol del empate en la acción siguiente a abrir el marcador

Javier Saldise Patxi Cascante/Mikel Saiz - Domingo, 9 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Kike Barja grita hacia la grada tras marcar su gol, el tercero del partido, el de la tranquilidad.

Kike Barja grita hacia la grada tras marcar su gol, el tercero del partido, el de la tranquilidad. (PATXI CASCANTE/MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Kike Barja grita hacia la grada tras marcar su gol, el tercero del partido, el de la tranquilidad.

PAMPLONA.Osasuna sumó la primera victoria de la temporada en un partido con marcador cómodo y más dificultades iniciales de las deseadas frente a un rival que, pese a estar en el perfil combativo de la categoría, fue inferior. Sólo los errores en defensa, las dudas que se generan en este apartado por parte de los rojillos, permitieron al Almería meterse en el encuentro y soñar con lo único que pueden los equipos del montón, con arañar algo a base de esfuerzo, guerra y sorpresas.

El equipo de Arrasate, tenaz y con recursos en el juego de ataque, no sólo aprobó la asignatura de lograr los tres puntos, sino que pasó también el test de personalidad de superar algunas dudas y reforzarse ante los problemas. Con apuros en defensa a la hora de echar el lazo a los delanteros y, sobre todo, sujetar a los hombres del flanco izquierdo, a Osasuna se le complicó el partido tras ponerse por delante por un grave fallo defensivo, sólo dos minutos después de cobrarse la renta de una diana. A los siguientes minutos de aturdimiento, de fallos generalizados -el Almería ha sido el contrincante más flojo de los cuatro que se han cruzado en el torneo y eso redundó en el discreto juego general-, los hombres de Arrasate supieron responder con ritmo en ataque y decisión, algo suficiente para reconvenir las intenciones del Almería en el primer tiempo y lograr el triunfo cómodo en la reanudación. Tres puntos que refuerzan la autoestima y colocan a Osasuna en una posición más natural en la clasificación, con todo por hacer en esta Liga larguísima en la que el estatus y obligaciones no se pueden ocultar.

Demasiado incierto en el primero, sin objeciones en el segundo acto, el partido de Osasuna tuvo protagonistas indiscutibles, caso de Rubén García. El atacante valenciano participó en los tres goles, haciendo uno de penalti y generando las acciones de mérito que permitieron los otros dos. Nacho Vidal, el último cartero, también sacó a lucir el temple de su derecha en centros medidos.

Pese a que el partido tuvo final feliz, su desarrollo lo fue menos, con algunos temores. De hecho, dos minutos locos del primer tiempo castigaron en exceso a Osasuna. Inofensivos en ataque ambos equipos, los rojillos acababan de fabricarse un buen gol gracias al coraje y habilidad del insolente Rubén García, que cedió a Nacho Vidal que, entrando por la banda en carrera, ya ha demostrado que es un artista enseñando la diestra. Su centro fue rematado de cabeza por Juan Villar como guinda en un perfecto ejercicio de tiralíneas. Quitándose, casi, los abrazos de encima estaban los hombres de Osasuna cuando en la jugada del saque de centro le pillaron a la defensa, el flanco de Clerc, y el centro también desde ahí terminó en gol, con la zaga descolocada, rechace del portero entre medio, pero gol al fin y al cabo.

En dos minutos quedó congelado el primer tiempo para Osasuna, frustrado por su incapacidad para sostener un marcador, un coladero por la banda izquierda, un flan en los lances siguientes a la igualada. Con mucha intensidad e imprecisiones se fue ventilando la primera mitad en la que Osasuna apretó con voracidad al Almería, que vivió los últimos minutos del primer acto metido en su área, que, sin embargo, disfrutó de la ocasión más clara por culpa de otro desajuste defensivo. A puerta vacía erró en su remate Álvaro Giménez.

Rumiando los problemas de su defensa de cristal se marchó Osasuna al descanso.

La movilidad y variedad de registros de un futbolista como Rubén se acabarían imponiendo tras el descanso. Los rojillos salieron lanzados hacia la portería rival, haciendo más constante la presión sobre el Almería e insistiendo en la colonización de su campo. Los andaluces sólo se asomaron por el área de Rubén Martínez en acciones contadas.

El recambio del lesionado Juan Villar por Kike Barja le dio a Osasuna un perfil de esprinter para atacar por el lado izquierdo. Por el otro lado, mediada una segunda mitad de dominio absoluto, Rubén García hizo la jugada que desembocó en el penalti por mano que él mismo se encargó de remitir a gol. Cinco minutos después, con Osasuna a la estampida y triturando las bandas, volvió a armarse Rubén García una acción de mérito y Nacho Vidal, de nuevo, fue el hacedor del último pase para que Kike Barja firmara el tercero de la tarde.

Osasuna vivió veinte minutos de calma hasta el final del encuentro, gestionando con comodidad los latigazos de rabia del Almería e incluso para haber concluido con una victoria con renta mayor gracias a varias oportunidades más. Los rojillos dejaron ver que tienen excelente virtudes para el manejo del juego ofensivo - la producción en este apartado resultó excelente en variedad y número- y que los ajustes en defensa son la asignatura que deben atacar. Quizás con menos dudas.