Javier Vizcaíno Director y presentador de ‘Euskadi hoy’ en onda vasca

“Me declaro incompetente para adivinar en política”

Javier Vizcaíno vuelve a abrir la ventana de ‘Euskadi hoy’ a la información y el análisis de cercanía, pero sin olvidar el mundo. Onda Vasca estrena temporada

Una entrevista de Rosana Lakunza Fotografía Oskar González - Lunes, 10 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Javier Vizcaíno, director y presentador de 'Euskadi Hoy'en Onda Vasca.

Javier Vizcaíno, director y presentador de 'Euskadi Hoy'en Onda Vasca. (D.N.)

Galería Noticia

Javier Vizcaíno, director y presentador de 'Euskadi Hoy'en Onda Vasca.

pamplona - El curso pasado se cerraron con unos cambios políticos que nadie fue capaz de adivinar. Para Javier Vizcaíno, uno de los profesionales referentes en el periodismo vasco, esos imprevistos son los que hace más emocionante la profesión.

Se presenta una temporada informativa que plantea situaciones política impensables hace un año.

-Hace un año hubiéramos sido incapaces de prever. Eso es lo bonito de esta profesión...

O que cada vez damos menos en el clavo.

-Ja, ja, ja... También es verdad, pero eso nos enseña a ser cautos y prudentes y a no dar nada por hecho. Yo digo que: Hasta el rabo, todo es toro.

¿Un buen comienzo para una nueva temporada de radio?

-El inicio es con mucha ilusión, siempre parece que van a pasar unas cosas, se cumplen algunos pronósticos, pero hay otros que jamás los hubiéramos adivinado.

¿Ni siquiera los más listos de la profesión?

-Seguro que no, pero bueno... De nuevo se presenta un curso interesante.

¿Cree que acabaremos la temporada tal y como está el panorama político en el gobierno de Madrid?

-¿Me pides que haga un pronóstico? No me atrevo a hacerlo precisamente por lo que hemos hablado. A ver, quién hubiera dicho hace un año que iba a haber un cambio en el gobierno español;incluso todo lo que ha pasado en Catalunya. Por entonces, se estaba preparando lo que estamos viviendo...

¿Se podía haber adivinado las consecuencias del 1 de octubre de 2017?

-No, no se podían prever encarcelamientos en Catalunya o expatriados catalanes. Me declaro incompetente para ver si ese gobierno va a durar o no o para adivinar en política.

Sé que no es usted un hombre al que le guste cambiar el programa de arriba abajo cada temporada, pero ¿alguna novedad?

-No, hay pequeños toques y retoques, pero uno de esos de anunciar con megáfono, no. Simplemente la reafirmación de lo que funciona y del espíritu del que cada vez estamos más convencidos, la apuesta por lo nuestro. Y estamos convencidos porque es el terreno que dominamos, queremos ser la radio que cuente las cosas que pasan en este país.

Pero lo que ocurre fuera también afecta, y mucho, a Euskadi.

-Evidentemente, no nos vamos a olvidar de lo que ocurre fuera porque estamos en un mundo muy globalizado. Pero nuestro mimo va a estar en contar lo que pasa en este país. Por ahí van a ir los pequeños toque y retoques de los que hablaba, pero grandes cambios no va a haber.

2019 es un año electoral con la cita a las municipales y europeas.

-Si no hay también generales...

Demasiado, ¿no?

-Ja, ja, ja... Sí. Eso es lo que anuncian algunos. Esas convocatorias electorales, la fijas y las posibles, hacen que el reto de esta temporada sea aún más atractivo y le añaden un puntito más de interés por si le faltaba, pero creo que a esta temporada no le faltaba casi de nada.

Veo que va a disfrutar de uno de sus temas preferidos, las campañas electorales.

-Sí, me lo paso muy con ellas...

Para gustos colores, ¿no?

-En principio, siempre te resultan un poco cansinas porque se repiten los mensajes, pero siempre acabas encontrando el punto y siempre acabas dándote de bruces con algo con lo que no contabas. A todos los periodistas nos gustan los imprevistos.

No se acierta ni una, pero se acusa a los periodistas de ir de listillos.

-Pues mira, en mi caso te diré que ese es un sarampión que se me va quitando una vez que he constatado la cantidad de previsiones y vaticinios míos que no se han cumplido. Todo lo que digo está sujeto a no cumplirse.

Así que descartamos las adivinanzas, ¿no es un poco aburrido?

-Yo cada vez juego menos a adivinar, prefiero a hablar después de saber lo que ha pasado.

Lleva muchos años en la radio, ¿le sigue causando la misma emoción?

-Digamos que es como en las relaciones, siempre llega un punto en el que esa pasión y ese juego del principio no está pero lo sustituye un sentimiento igual de bonito, el cariño y la necesidad. Va también por temporada, me pillas en una en la que estoy reenamoradísimo de la radio. Igual hace unos meses te hubiera dicho otra cosa, pero estoy sintiéndome enamoradísimo...

¡Vaya! Sí que le veo emocionado.

-De las últimas temporadas, esta es con la que más ganas empiezo.

¿Es de los que dice que la vacaciones duran muy poco y que el curso resulta muy largo?

-No. Yo he tenido seis semanas de vacaciones. Ja, ja, ja... A mí me ha durado mucho, las he disfrutado mucho y podría estar otras seis, pero estoy loco por volver.

Lo tiene a la vuelta de la esquina.

-Sí, arrancamos la nueva temporada y te juro que no me voy a quejar ni voy a tener síndrome posvacacional, ni nada por el estilo. Soy un privilegiado que encima vuelvo al trabajo que me gusta.

¿Se ha desconectado del vicio de escuchar radio a todas horas?

-No he estado tan pendiente como habitualmente, pero por lo menos de refilón trataba de no perderme lo grueso de lo que pasaba. Lo que sí que hago siempre en verano, es mirar la prensa local del lugar en el que esté. Soy un auténtico vicioso, me compro los periódicos y me entero de lo que pasa en pueblecitos que ni siquiera sabía que existían.

¿Temas interesantes?

-Hay alguno que sí, te llaman la atención. Pero lo importante es que de alguna forma te hacer relativizar frente a las cosas que son importante para nosotros.

Vacaciones de relax.

-Sí, de pueblo interior, de andar, de ir con la bici, de hacer alguna tarea agrícola incluso...

No me lo imagino de agricultor.

-Pues ya me he recogido algunas patatas, vamos cuatro cosas he hecho;si tuviera que hacerlo toda la vida sería muy duro, pero como hobby es entretenido.

¿Hay algún tema que le llame la atención especialmente?

-En lo político, quiero ver lo más cercano, cómo se sustancia el nuevo Estatuto;quiero ver cómo van funcionando los pactos y los acuerdos aquí. Si me fijo en el conjunto de Estado, quiero ver hasta donde llega Pedro Sánchez y con quién va a conseguir los acuerdos. Por supuesto, quiero ver cómo sigue lo de Catalunya. Son las cuestiones que me interesan y también las cien mil sociales que hay.

¿Por ejemplo?

-Me interesa mucho el tema de las vacunas y me interesa mucho este último debate sobre los límites de velocidad, sobre el cambio de hora... Pienso que eso le interesa a la gente, no solo tengo interés político.

Cambio de hora. ¿Qué elige, horario de verano o de invierno?

-Antes del anuncio de Juncker, lo tenía claro, no al cambio de hora. Pero después de toda la información que ha salido, confieso que no tengo ni idea, estoy en fase de escucha opiniones y pienso que igual sí que hay motivos para el cambio de hora.

Que se quede el horario de verano y amanezca más tarde a usted le tiene que dar igual, ¿no?

-Eso es cierto. Me entero que ha amanecido cuando salgo del estudio y veo que hay luz.

¿Ha conseguido el título de madrugador oficial?

-Ja, ja, ja... Sí, creo que tengo derecho a todos los títulos por ese concepto;lo que he dejado de ser es trasnochador. En verano, no me he levantado nunca más tarde de las ocho de la mañana. En mí, antes era impensable, mi cuerpo se ha hecho a madrugar.

¿Le tentará la tele los suficiente para ser infiel a la radio?

-Creo que eso no va a pasar, cada día me siento más cómodo en la tele, pero lo mío es la radio.

las claves

“¿Quién hubiera previsto el año pasado que iba a haber un cambio de gobierno o la situación de Catalunya?”

“Esta temporada estoy reenamoradísimo de la radio, estoy muy ilusionado con la nueva temporada”

“Me interesan mucho también los temas sociales: las vacunas, los cambio de velocidad o lo horarios”