reclaman a la compañía más de 9.500 millones

Volkswagen afronta el primer gran juicio por el escándalo del ‘dieselgate’

Inversores y accionistas reclaman a la compañía más de 9.500 millones en daños por el fraude

Martes, 11 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Coches de la marca Volkswagen aparcados en el aeropuerto BER en Schönefeld (Alemania).

Coches de la marca Volkswagen aparcados en el aeropuerto BER en Schönefeld (Alemania). (EFE)

Galería Noticia

Coches de la marca Volkswagen aparcados en el aeropuerto BER en Schönefeld (Alemania).

Pamplona- El primer gran juicio contra el fabricante automovilístico Volkswagen por la manipulación de las emisiones de los vehículos diesel, el conocido como el escándalo del dieselgate, comenzó ayer en la Audiencia Territorial de Braunschweig, en el norte de Alemania. Accionistas de la compañía, agrupados en un proceso similar a una demanda colectiva, reclaman indemnizaciones por daños y perjuicios porque consideran que VW informó demasiado tarde al mercado de la manipulación y les hizo perder dinero.

El tribunal de Braunschweig tendrá que determinar si la corporación alemana debería haber informado ante los mercados financieros del engaño para evitar pérdidas a sus accionistas, quienes reclaman 11.000 millones de dólares (9.512 millones de euros al cambio actual).

Los inversores buscan así una compensación por una caída en el precio de los títulos de Volkswagen provocada por el escándalo, que salió a la luz en 2015 y le ha costado a la firma alemana 27.400 millones de euros en multas y llamada a revisión de vehículos hasta la fecha.

El grupo de inversión Deka Investment, principal demandante, también acusa a Porsche SE, el principal accionista del grupo VW, de las pérdidas en la bolsa. El tribunal ha establecido 13 vistas hasta finales de año.

Tras salir a la luz la manipulación de las emisiones de gases en los vehículos diesel el 18 de septiembre de 2015, por las acusaciones de las autoridades de protección ambiental estadounidenses y del estado de California, las acciones del grupo VW bajaron casi la mitad de su valor en bolsa y muchos accionistas perdieron mucho dinero.

El grupo Volkswagen utilizó un software para manipular las emisiones de gases en vehículos diesel durante las pruebas de homologación en EEUU y en otros países.

VW ha admitido el fraude sistemático en las emisiones de sus vehículos, pero niega haber cometido un error en materia de divulgación.

“Esta demanda es única y exclusivamente sobre si Volkswagen cumplió con sus obligaciones de divulgación con los accionistas y los mercados financieros. Estamos seguros de que este es el caso”, señaló el fabricante germano en un comunicado.

más procesosEl de Brunswick no es el único proceso judicial en marcha en el marco de este dieselgate,que ya le ha costado al grupo 27.000 millones de euros en llamadas a revisión de vehículos y procesos judiciales.

Varias fiscalías alemanas han lanzado investigaciones por fraude, manipulación de cotización bursátil o publicidad engañosa contra empleados de Volkswagen, pero también de sus marcas Audi y Porsche, así como de Daimler o Bosch.

Rupert Stadler, jefe de Ausi, sigue en detención provisoria y es sospechoso de “fraude” y complicidad en la “emisión de certificados falsos”.

En Stuttgart, cientos de inversores presentes en el capital de Porsche SE, el principal accionista de Volkswagen, también reclaman indemnizaciones. Este juicio, que comienza mañana miércoles, podría quedar interrumpido a la espera del desenlace en Brunswick.

Además, el gobierno alemán abrió en mayo la vía a juicios colectivos de consumidores, lo que permitiría una acción grupal contra Volkswagen antes de final de año.

Más allá del frente judicial, el escándalo aceleró el declive del diésel, inventado en Alemania y subvencionado durante mucho tiempo por sus bajas emisiones de CO2, a pesar de que emite más óxido de nitrógeno que los motores de gasolina.

Estos tipos de motores pasaron de representar 46% de las ventas de vehículos nuevos en Alemania en agosto de 2015 a 32,6% el mes pasado.

Además, los vehículos con combustible diésel podrían prohibirse en varias ciudades alemanas debido a sus niveles de contaminación. Después de Hamburgo, se espera que Fráncfort prohíba la circulación de algunos modelos a partir de febrero de 2019. - Efe/E.P./D.N.

los datos

El proceso. Los jueces tendrán que precisar el calendario de esta audiencia, que puede durar como mínimo hasta 2019, y hacer una selección entre las 193 preguntas presentadas por las partes.

El detonante. Para el primer fabricante mundial, cuyas 12 marcas son motivo de orgullo de la Alemania exportadora, el sismo se desencadenó el viernes 18 de septiembre de 2015 cuando las autoridades estadounidenses acusaron al grupo de haber equipado 11 millones de sus vehículos diésel con un dispositivo capaz de falsificar el resultado de los tests anticontaminación.