Lo que nos separa

Antxon Villaverde - Jueves, 13 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

En una tertulia de amigos, uno de ellos empezó a decir ja ja ja, contagiando la risa al resto, hasta que se dieron cuenta que no se estaba riendo, sino que lo que pedía era j a m o n, y que al ser tartamudo, el pobre, no arrancaba. Se han dado casos en que, por un mal entendido, se han organizado grandes broncas, y es sobre todo al hablar de política, con lo que nos hemos de cuidar muy mucho. De ahí que en numerosos casinos, club, sociedades gastronómicas, veamos en ocasiones un cartel que dice: “Prohibido cantar mal y hablar de política. Lo de oír cantar mal, al estar hoy tan de moda los cantamañanas lo sobrellevamos mejor, pero ¡ojo! con tocar la política, ya que si no estás de acuerdo con tu contertulio puede haber tiros, y de ahí que en una ocasión, al que suscribe, le tocó escuchar que al ir calentándose el ambiente por discrepancias políticas, a uno de los allí presentes se le ocurrió decir: “¡Oye, vamos a hablar de putas!” Y es que tenía el mismo problema que el que pedía jamón, y logró suavizar el ambiente.

Hemos de observar el amanecer, por lo menos una vez al año, y estrecharnos las manos con fuerza mirándonos de frente a los ojos, y no hablar de política porque somos unos ignorantes.