Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

“El fútbol es así”

Por Javi Gómez - Jueves, 13 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Es complicado encontrar quién fue el autor de la famosa frase de “el fútbol es así” ya que la habrán dicho miles de personas relacionadas con este deporte después de cualquier partido. Pero una frase tan obvia como esa encierra una realidad, que es que el fútbol es ese deporte donde no siempre gana el mejor. De hecho seguramente es el que tiene un porcentaje más alto de derrotas del que demuestra ser mejor.

Este es el caso de ayer. Osasuna dominó la primera parte a su antojo. Si el equipo se hubiera ido al vestuario con 3-0 nadie se habría sorprendido. El equipo de Arrasate la tuvo de todos los colores, pero Pol, el guardameta del Reus, demostró que solamente podría ser suplente en un equipo que tenga de primero a un porterazo como Edgar Badía.

Osasuna dominó buena parte del encuentro y solo la actuación de Pol evitó que el resultado al descanso fuese muy positivo para los rojillos

Le quitó el gol a David Rodríguez, a Iñigo Pérez, a David García... aquello fue una retahíla de ocasiones que no se convirtieron en gol. El equipo dio una imagen muy positiva durante los 40 minutos de la primera mitad, con un Perea muy sólido en el centro del campo, un Endika dando síntomas de que hay que cuidarle que ya es un pelotero de los buenos y que aún lo puede ser mejor, y un Kike Barja que recupera ese desparpajo tan suyo día tras día.

Pero ya se sabe, por seguir tirando de tópicos, el que perdona lo paga. Aunque hay que reconocer que Osasuna ayer lo pagó con un punto importante de mala suerte. Un rebote la mar de extraño acabó entrando en la portería rojilla mientras Juan solamente pudo mirar la endiablada parábola que hizo la pelota. El segundo gol llegó tras otra pelota dividida. Pero, de repente, apareció Osasuna. Pero el de siempre, el que había quedado olvidado, ese que empuja, hace que la grada se vuelque y le pone todo el corazón que pueda y algo más.

Y así llegó el gol de Clerc. Fue insuficiente, sí;de hecho, vistas las reacciones posteriores (el entrenador del Reus dijo que no les venía muy bien distraerse con otra ronda copera) parece que nadie ganó, pero Osasuna y su gente ayer atisbaron otro momento de esa recuperación tan necesaria.

No ganó el que lo mereció y ahora Jagoba tendrá que saber rotar en una sola competición, aunque de momento ha demostrado que no le duelen prendas en sacar a unos o a otros. Los resultados como el de ayer no se repetirán mucho si el equipo mantiene la imagen de la primera mitad, por mucho que el fútbol “es así”.