Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la marca que la distingue es "calidad de vida"

Una Navarra ‘viejoven’ y sus retos a futuro

Un panel de 174 expertos dibuja las tendencias sociopolíticas de una Comunidad Foral envejecida, más desarrollada y cohesionada, pero poco emprendedora y conservadora.

Un reportaje de Daniel Burgui Iguzkiza. Fotografía Oskar Montero - Jueves, 13 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El sociólogo Luis Campos, redactor del estudio junto a Aladino Colín, presidente de la asociación Co.CiudadaNa.

El sociólogo Luis Campos, redactor del estudio junto a Aladino Colín, presidente de la asociación Co.CiudadaNa. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

El sociólogo Luis Campos, redactor del estudio junto a Aladino Colín, presidente de la asociación Co.CiudadaNa.

la marca que distingue a Navarra es la “calidad de vida” algo que resalta en la percepción que nuestro territorio proyecta hacia el exterior entre expertos, inversores, investigadores y académicos, pero también en hechos objetivos: somos residentes en uno de los rincones más desarrollados del planeta con altos estándares de empleo, salud, seguridad, bienestar y educación. Pero además, los más de seiscientos mil habitantes de la Comunidad Foral tenemos la suerte de disfrutar de una de las proyecciones de longevidad y expectativas de esperanza de vida más generosas del mundo. Los que hoy nazcan aquí, de media, vivirán 83,8 años. Los hombres en Navarra gozarán de una media de vida similar a la de los jóvenes islandeses (81,1 años) y en las mujeres navarras la esperanza de vida al nacer es actualmente de 86,8 años, a tan solo tres décimas de la registrada en mujeres de Japón (87,1 años). No obstante, durante las próximas décadas seguiremos siendo así: inmutablemente los mismos y mismas, en el mismo lugar y casi con la misma forma de pensar y de actuar. Somos una comunidad con un escaso relevo generacional, poca natalidad y que acusa un porvenir de una sociedad envejecida demográficamente, pero también cierto agotamiento y desgaste ideológicamente. Y esto es más grave todavía. Se pinta el retrato futuro de una Navarra “viejoven”: escasa población joven con un gran déficit de frescura. Una juventud que a pesar de estar bien formada, y haber vivido y trabajado fuera, posee poco espíritu de creación, innovación y emprendimiento. Y quizá es bastante autocomplaciente con este bienestar establecido, a pesar de que vivirán en un entorno más hostil, con mayor precariedad. Seremos económicamente más frágiles, con empleos más volátiles y problemas de poder adquisitivo.

Esta es más o menos la proyección, el boceto general, que se ha dibujado sobre el futuro inmediato de la Comunidad Foral, en el lienzo del IV Panel de Tendencias de Navarra. Un interesante informe, que ya por cuarto año consecutivo ha elaborado la Asociación Co.CiudadaNA con el collage que forman las ideas, opiniones y conclusiones de 174 expertos: una muestra selecta de hombres y mujeres de diferentes ámbitos de procedencia profesional “manteniendo un equilibrio de perfiles, edad y sexo” que han sido preguntados sobre cuestiones de relevancia y actualidad. El Panel fue presentado ayer en Pamplona por parte de Aladino Colín, presidente de Co.CiudadaNA, y Luis Campos, sociólogo y responsable técnico del mismo, y tiene como objetivo “explorar las tendencias sociales a través de las opiniones cualificadas y cualificantes de un nutrido grupo de personas de relevancia social”. La suma de estas opiniones cualificadas han detectado como los tres grandes retos sociopolíticos de Navarra: el envejecimiento, la precariedad laboral y la desigualdad.

En cuanto a sensibilidades políticas;en este último documento encargado por Co.CiudadaNA se plantea también que los pocos jóvenes que sostendrán la pirámide poblacional sobre sus espaldas viven y van vivir en un territorio “más libre, más igualitario, más cohesionado socialmente, con menos fractura política” y se desprenden además progresivamente del tradicional peso de la religión en Navarra pero lo sustituyen con cierto conservadurismo en lo social. Una visión moral de lo público y lo social.

La ciudadanía navarra actual y de los años venideros no va a desquitarse de discursos y estigmas heredados de la vieja política y -como en otros lugares de Europa, a pesar de que se vive con mayor libertad y diversidad-, los expertos consultados han valorado como un posible riesgo la tendencia general a la intolerancia, aumento del racismo y el auge del populismo o retóricas simplistas. “De hecho, se estima que se debilitará la calidad democrática de nuestra sociedad. Esta tendencia social nos advierte de posibles riesgos sociales y de la necesidad de fomentar la educación en valores y civismo”, comentan los autores del estudio, para recoger que también preocupa la percepción de la “tensión política”.

No obstante, afirman que la sociedad navarra sigue otorgando un gran valor e importancia a la amistad. Un carácter propio de sociedades “comunitaristas”, en la que todos los individuos son dignos de respeto por tanto juzgados libres de afirmarse en el espacio social, pero en las que prevalece un sentido general del bien común. Y destacan que es una sociedad con “la confianza en avanzar en igualdad de género”. Y una de cuyas principales bazas de éxito es precisamente el capital humano.

retrospectiva a 2015Desde que se realizó la primera encuesta en 2015, estos “panelistas” o expertos en diferentes ámbitos también han apreciado ciertos matices en los que Navarra ha mejorado como competividad económica, desarrollo tecnológico y lucha contra la desigualdad social. Algo que contrasta con la opinión de estos mismos expertos que contemplan cierta pérdida de “proyección, de manera notoria, como región atractiva para invertir”. Lo que consideran “algo a tener muy en cuenta”. Los servicios públicos que mejor valoración tienen por parte de los informantes clave siguen siendo la seguridad ciudadana y sanidad. “Donde los panelistas expresan más insatisfacción sobre los servicios públicos de Navarra es en la cercanía de la Administración a la ciudadanía. También destacan el cambio de la presión fiscal respecto a otras regiones europeas.

En cualquier caso, frente a estos retos de futuro, los diversos panelistas proponen fortalecer un ecosistema de emprendimiento en Navarra, que desde edades tempranas fomente una cultura de innovación, junto a seguir reforzando valores de civismo y la participación -que ya están presentes pero requieren de mayor relieve-, así como fomentar los intercambios internacionales, para seguir conociendo más experiencias positivas, casos éxito y contactos con otros. En definitiva, fomentar una sociedad más abierta.