El agua de Villafranca vuelve a ser apta para el consumo tras 48 horas

Se buscarán soluciones preventivas después de la incidencia, causada por la tormenta del sábado 8

Jueves, 13 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Villafranca- Poco menos de 48 horas después de la recomendación publicada por el Ayuntamiento de Villafranca, los vecinos de la localidad ribera pudieron volver a consumir agua del grifo sin ningún tipo de limitación ayer al mediodía. Los análisis realizados por el Instituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra confirmaron que el agua volvía a ser totalmente apta para el consumo humano y ya no presentaba los niveles de turbidez del lunes. Tal y como había deseado, Delia Linzoain, “el problema no se alargó más de lo previsto y se pudo solventar con rapidez”.

La situación vivida durante estos dos días en el municipio ribero, pese a todo, no es nueva. En el mes de julio, un episodio similar hizo que el consistorio pidiera los villafranqueses las mismas precauciones de consumo de agua del grifo, aunque durante casi una semana.

Por la proximidad de fechas con las que se han producido ambas incidencias, el consistorio, tal y como señala Linzoain, tiene previsto mantener próximamente una reunión con el mencionado Instituto de Salud Pública del ejecutivo foral. “La idea es ver qué soluciones preventivas podemos tomar porque nos ha ocurrido dos veces de forma muy seguida, aunque entendemos que es un tema de naturaleza, que tiene que ver con las características del embalse que nos abastece a nosotros y también a Cadreita”, reconocía la alcaldesa.

En efecto, la causa de la alta turbidez del agua de consumo en los hogares de la localidad no fue otra que la intensa tormenta que, al igual que en otras muchas zonas de la Ribera, afectó al municipio durante el pasado sábado 8 de agosto. Cuando se dan este tipo de lluvias, los movimientos del agua en el embalse de Morante, que está situado en una zona de monte muy cercana a Villafranca, hacen que el agua llegue a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) con más nivel de turbidez que el habitual. “Nuestros depósitos no tienen tanta capacidad para limpiar en tan poco tiempo la turbidez y por ello llega a las redes de abastecimiento con mayores niveles de los recomendados. Dependiendo del caudal del embalse los efectos son mayores o menores. En julio, cuando había una cantidad de agua menor, la turbidez fue mucho mayor que en esta ocasión, por lo que esta vez no nos ha preocupado tanto como entonces”, explicó Linzoain.

No obstante, la alcaldesa recordó que en la incidencia del mes de julio no se dio ningún problema de salud en los hogares de la localidad y que el protocolo en estos episodios marca que ha de trasladarse la pertinente recomendación a los vecinos. - M. Arilla