Yates asesta un golpe y roza la victoria final

EP - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 18:12h

Yates y Valverde se saludan al inicio de la etapa.

Yates y Valverde se saludan al inicio de la etapa. (EFE)

Galería Noticia

Yates y Valverde se saludan al inicio de la etapa.

BARCELONA.- El ciclista francés Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) ha ganado este viernes la decimonovena etapa de la Vuelta a España, disputada entre Lleida y Naturlandia (Andorra) sobre 154,4 kilómetros, y se anota un doblete de lujo, mientras que Simon Yates (Mitchelton-Scott) da un golpe a la general a falta de La Gallina.

Pinot y Yates llegaron prácticamente juntos a meta, con el galo esprintando para adjudicarse su segunda etapa en esta Vuelta, tras la lograda en los Lagos de Covadonga, y hacerse así un hueco en la historia de esta ronda española a la par que consolida su 'Top 10' en la general.

Una general que parece estar ya reservada para un líder Simon Yates que atacó valiente desde lejos, sin esperar a ver qué hacía el Movistar Team u otros rivales como Enric Mas (Quick-Step Floors), y se hizo con 1:07 de ventaja sobre Alejandro Valverde (Movistar) para alejar a 1:38 al murciano en la general.

El Coll de la Rabassa (1ª, de 17 kilómetros al 6,6% de pendiente media) dio más espectáculo y juego de lo previsto. Empezó 'soso' y a fuego lento, y quien puso picante a la receta y la cambió por completo fue Yates, en un ataque inesperado que pilló a pie cambiado a Valverde.

Pintaba bien la subida final para un Movistar Team que con Winner Anacona marcó un fuerte ritmo desde el pie, a 17 kilómetros de meta, que vio como Nairo Quintana atacaba a 13 kilómetros y Alejandro Valverde aguantaba el tipo.

Pero Jack Haig (Mitchelton-Scott) cerró distancias para su líder Yates y le acercó al grupo de Quintana, que se había ido con los LottoNL-Jumbo George Bennett y Steven Kruijswijk. El holandés, por cierto, sube gracias a su ataque al tercer cajón del podio provisional, en detrimento de Enric Mas.

Quien cambió la etapa fue Thibaut Pinot, ya mítico por haber ganado en los Lagos de Covadonga, y que se fue a por ese doblete que conquistó con tesón, y el visto bueno de un Simon Yates que se benefició de la colaboración mutua y no le disputó la etapa.

El galo atacó a 11,5 kilómetros de meta y se unió a Kruijswijk y Quintana, pero a falta de 10 kilómetros atacó Yates, llegó a cabeza de carrera y dejó atrás al colombiano del Movistar, que acabó por esperar a un Valverde también en crisis que empezaba a sufrir frente a Mas o Miguel Ángel López (Astana).

Con mil frentes abiertos, la etapa se volvió loca. Por un lado, el ritmo de Yates y Pinot hizo que el holandés Kruijswijk se retorciera para seguirles, y sólo cedió 8 segundos respecto al británico en meta y 13 ante el ganador de etapa.

Por detrás, López y Mas atacaron una y otra vez a Valverde, que ya no tenía ni la ayuda de Quintana, sin fuerzas y menos tras pinchar y cambiar de bici, en busca de superar al 'Bala' en la general, pero no lo lograron al sacarle apenas 20 segundos en la cima.

Valverde, eso sí, se quedó cortado cuando Yates estaba ya a 1.000 metros de reforzar su liderato y de obligar al Movistar Team, o al LottoNL-Jumbo de un Kruijswijk que está a 1:58 del líder, a destrozar Andorra este sábado para darle un vuelco a la general.

Este sábado el Coll de la Gallina, con el Santuario de Canolich, decidirá en Andorra el ganador de La Vuelta. Sólo 97,3 kilómetros para una penúltima etapa corta y explosiva, igual que decisiva, que en la montaña rusa pirenaica pondrá a prueba a Yates y a los aspirantes a arrebatarle un maillot rojo que tiene ya casi tatuado sobre su piel.

Nada más salir de Escaldes-Engordany se subirá el Coll de la Comella (2ª), un aperitivo para ir enlazando con Coll de Beixalis (1ª) y Coll de Ordino (1ª), repetir de nuevo Beixalis y la Comella y encarar ya la subida final al Coll de la Gallina (E), con 3,5 kilómetros al 8,7% de pendiente media.