‘Repercusión’, 23 baterías en la plaza del Castillo

con motivo de su 10º aniversario, el colectivo vesarte ha organizado para mañana (18.00 horas) un original concierto

Un reportaje de Fernando F. Garayoa - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Foto de familia de la mayor parte de los bateristas que participarán en el concierto.

Foto de familia de la mayor parte de los bateristas que participarán en el concierto.

Galería Noticia

Foto de familia de la mayor parte de los bateristas que participarán en el concierto.

La plaza del Castillo vivirá mañana la que será, sin duda, un de sus jornadas musicales más atronadoras. Un total de 23 bateristas, a los que se sumará un banda de rock, ejecutarán al unísono un pequeño concierto de tres canciones. Un evento que ha sido organizado por el colectivo Vesarte con motivo de su décimo aniversario. El espectáculo, que comenzará a partir de las 18.00 horas, contará también con la participación previa de varios colectivos de diferentes disciplinas artísticas, desde gimnasia rítmica o break dance hasta txalaparta.

Javi Vesarte, uno de los impulsores de este colectivo, explica que “ya habíamos realizado varias acciones vinculadas a la música, pero llevábamos tiempo sin hacer nada, y nos picaba el gusanillo, siempre intentado buscar algo nuevo que no se hubiera hecho en la ciudad. De esta forma se nos ocurrió lo del grupo de rock con un montón de baterías, que al final serán 23. Tocarán tres versiones (que quieren mantener en secreto hasta el día del concierto) de canciones míticas: una euskera, otra en castellano y otra en inglés. El espectáculo, contando con las actuaciones previas no musicales, durará alrededor de 45 minutos”.

El grupo de rock al que acompañarán las 46 baquetas se ha creado exprofeso para este evento, integrado por diferentes músicos de la escena pamplonesa. En cuanto a los baterías que participarán, la selecciónde los mismos se hizo a través de una convocatoria pública y abierta. “Lo publicitamos y se apuntó el que quiso. El único requerimiento era, que independientemente del nivel que tuvieran, supieran tocar los tres temas. Así, debían mandar un vídeo tocando por encima de las canciones, y si pasaban la prueba, contábamos con ellos. Hemos elegido tres composiciones que no son muy rápidas, de velocidad media, y bastante asequibles, incluso para aquellos que estaban empezando”. Una vez con los bateristas en cartera, llegó el momento más complicado, el de ensayar. “Ha sido un poco caótico, ya que primero trabajamos a través de vídeos. Ensayos como tal somos hemos realizado uno, el viernes pasado. Lo hicimos con todos pero no a la vez, sino en tandas de cinco. Y en cuanto se pusieron los primeros a tocar, se disiparon todas las dudas de si esto se podía llevar a buen puerto, porque se nos pusieron a todos los pelos de punta. Fue algo apoteósico... y solo era el ensayo. El día del concierto todos utilizarán claqueta por auriculares y seguirán al baterista principal del grupo de rock. Se colocarán mirando al Hotel La Perla, con la banda en las escaleras del kiosko”. Todo un acontecimiento musical en la vieja Iruña.