pleno del parlamento de navarra

‘Maravillas’ no se desalojó de nuevo “por prudencia y responsabilidad”

Barkos defiende la gestión del Ejecutivo y acusa a Esparza de utilizar electoralmente el terrorismo

Mikel Bernués | Javier Bergasa - Viernes, 14 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jóvenes entran al gaztetxe tras la nueva okupación del inmueble.

Jóvenes entran al gaztetxe tras la nueva okupación del inmueble. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Jóvenes entran al gaztetxe tras la nueva okupación del inmueble.

pamplona- Después de un verano con Maravillas en el foco informativo, el gaztetxe no podía faltar ayer en el primer pleno del último curso parlamentario de la legislatura. Ana Beltrán (PP) y Javier Esparza (UPN) interpelaron a la presidenta del Gobierno, Uxue Barkos, y a la consejera María José Beaumont, a propósito de la petición al juez de paralizar el segundo desalojo, los homenajes a miembros de ETA en el lugar y los motivos por los que el inmueble se volvió a okupar.

Beltrán acusó a la presidenta de “dejación de funciones” al solicitar la paralización de un segundo desalojo. “Nos debe defender de los okupas borrokas que se saltan las leyes y se burlan de todos. Es la máxima responsable de defender dicho palacio y de sacarlos de ahí por la fuerza, claro que sí. Eso al PP en absoluto le retrae. Claro que hay que hacerlo”, dijo. Después siguió despachándose con ganas y tildó a Barkos de “débil y timorata”, “sometida al cuatripartito y sus presiones” y “oculta bajo las faldas de Bildu”. Y pidió su dimisión.

“el interés general”“¿Propone Beltrán que entremos por la fuerza en una plaza en la que había cientos de personas, muchas de ellas menores de edad?”, respondió Barkos para justificar la petición de paralizar “de forma temporal” el desalojo. “Entendemos que es lo más procedente, lo más prudente y sobre todo lo más responsable en aquella tarde. Una decisión en defensa de los intereses generales, estimando que prevalece el deber de preservar la integridad ciudadana”, concretó, y añadió además “la dificultad de mantener los efectos del desalojo” hasta que el proyecto del Instituto de la Memoria “tenga una definición suficiente para llevarse a cabo”.

Barkos recordó que el Gobierno “no renuncia a que el palacio albergue el Instituto de la Memoria”, así como que la petición de suspensión tenía un horizonte temporal “hasta que podamos garantizar ese desalojo definitivo. No pedimos que se archive la denuncia que pusimos un año antes”, dijo en referencia a la decisión del juez. “Es una irresponsabilidad decir que el Gobierno ha amparado la okupación”. Y también atizó a Beltrán: “Parece que esa manera de arreglar las cosas por la fuerza y caiga quien caiga no convence ni a sus compañeros. En Málaga, el alcalde ha paralizado un desalojo para abrir una vía de diálogo. Entiendo que por coherencia habrá pedido ya en el Comité Nacional de su partido la dimisión de Paco de la Torre. Si no, aquí la única cobarde es usted”.

“han hecho el ridículo”Por su parte, Javier Esparza (UPN) le dijo a Barkos que “han hecho el ridículo gestionando este tema en concreto, el conjunto de la sociedad navarra lo sabe. Y ya decir que la mejor defensa de los intereses generales es la postura del Gobierno es tomarnos el pelo”, argumentó. Se preguntó si esa “mejor defensa” de los intereses generales “¿es estar once meses mirando para otro lado? ¿Que monten un bar, no paguen ningún impuesto y se hagan de oro? ¿Pegar una patada en la puerta y dejarles que entren porque son los amigos de Bildu?”, dijo sobre un edificio “convertido en una herriko taberna”. Tras el preámbulo preguntó a la presidenta si pensaba hacer algo con el “homenaje a miembros de ETA” programado en el gaztetxe, y censuró “la doble vara de medir” de la jefa del Ejecutivo por censurar la charla en torno al etarra Mikel Castillo en Rozajelo y a su vez que el Gobierno hiciera “un homenaje al mismo miembro de ETA”.

Barkos hizo entonces referencia a la ley de reconocimiento y protección a las víctimas del terrorismo, que contempla la prohibición de actos de enaltecimiento a los terroristas, garantizó que “por supuesto, en ello estamos” y afeó a Esparza que “usted vuelve a utilizar el drama de la violencia buscando el rédito electoral. Esa actitud no solo no la he compartido nunca, sino que la he denunciado. Y lo seguiré haciendo siempre”.

un edificio “vulnerable”A la consejera María José Beaumont, de nuevo tras la solicitud de Ana Beltrán, le tocó responder por qué Rozalejo se volvió a okupar una vez desalojado. “Pues por la simple y sencilla razón de que el palacio Marqués de Rozalejo es un edificio vulnerable”, dijo. “Tanto por su estructura como por sus características y localización presenta importantes dificultades para realizar un cierre eficaz”, y describió el inmueble y sus posibles coladeros.

“¿Me toma el pelo? ¡Que entraron por la puerta, con una radial! ¿Pero usted se ha dado cuenta de la respuesta?”, le increpó Beltrán -la realidad es que los okupas efectivamente abrieron la puerta de Rozalejo, pero desde dentro del inmueble-. La portavoz popular preguntó después por qué no se evitó esa segunda okupación “si todos sabíamos iban a volver a okupar el edificio”, y concluyó que el Gobierno quiso permitirla. Para finalizar el debate, Beaumont explicó entonces que “todo el personal público actuante -técnicos de Patrimonio y Policía Foral- consideró suficientes” unas actuaciones de cerramiento que enumeró. Y detalló que mantener una vigilancia policial permanente “plantearía dificultades” tanto en el interior como en el exterior, afectando “notablemente tanto a la actividad comercial de la zona como a la libre circulación de vecinos y viandantes”.