La plata se abre con derbi

dhp femenina loyola y lagunak protagonizan el arranque liguero con un duelo a partir de las 18.00 h, mientras que el gurpea beti onak se desplaza a la pista del aiala zarautz (17.45 h)

Beatriz Equísoain Iraizoz Unai Beroiz/Mikel Saiz/Iñaki Porto - Sábado, 15 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

pamplona- La División de Honor Plata femenina, el segundo peldaño del balonmano nacional, salta hoy a escena con un partido de los bonitos, de los que gustan, de los que mueven afición. El BM Loyola y el Lagunak, dos renovadísimos equipos, protagonizan el derbi navarro a partir de las 18.00 horas en el polideportivo del Colegio San Ignacio de Pamplona. El tercer representante del Grupo B, el Gurpea Beti Onak, deberá desplazarse para un potente encuentro en la pista del Aiala Zarautz (17.45 horas).

La categoría continúa con la tendencia de los últimos años, con equipos que se refuerzan cada vez más, con mucha calidad y hacen que el nivel aumente. Además, los aspirantes a ascender a la Liga Guerreras Iberdrola lo tendrán esta vez más complicado, ya que la reestructuración en la máxima categoría -que la próxima temporada se reduce en dos equipos- hace que sólo haya una plaza para una competición de 48 equipos.

Por de pronto, este no es el objetivo de Loyola y Lagunak, que buscarán ante todo la permanencia. Los dos empiezan la Liga expectantes, con plantillas que han sufrido una considerable transformación respecto a la campaña anterior, y para quienes este inicio será una prueba de fuego para ver cómo encajan y acoplan las piezas. El equipo de Pamplona será hoy el anfitrión de este derbi. “Un partido así es verdad que mueve gente y tiene un punto especial de competitividad y de pasión. Sin embargo, no es el ideal para empezar por la incertidumbre que genera, pero iremos a por los puntos”, explica Daniel Areste, técnico del Loyola. “Tenemos un equipo renovado y nos costará un poco adaptarnos, pero en líneas generales creo que daremos un buen nivel”, añade.

El Lagunak, que ha sufrido diez bajas, incorpora nueve jugadoras. Seis de ellas de la base. “Tenemos uno de los equipos más jóvenes, con una media de 19 años. Nuestro objetivo es doble: uno, que ya lo estamos cumpliendo, subir a gente de la cantera. Y, el segundo, la permanencia. Nos costará arrancar, pero hay ilusión”, sostiene su técnico, Álvaro Pascal.

El Gurpea Beti Onak empezará fuera, en casa del Aiala Zarautz. Una pista “muy bonita para jugar”, ante uno de los rivales llamados a estar arriba, según explica su entrenador, Alberto Echeverría. Las de Villava-Atarrabia, con un objetivo más ambicioso, tratarán de “mejorar el sexto puesto del pasado año, nada fácil, y plantar unas bases sólidas para que el proyecto que se quiere conseguir, más a medio plazo, se vaya cumpliendo”, resalta Echeverría, quien destaca la juventud de su plantilla, pero con un plus de experiencia, para alcanzar estas metas.