Yates encarrila la vuelta

19ª etapa el británico afianza el liderato y pinot se lleva el triunfo de etapa en andorra

Sábado, 15 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Thibaut Pinot levanta el brazo como ganador de la etapa de ayer en La Rabassa.

Thibaut Pinot levanta el brazo como ganador de la etapa de ayer en La Rabassa. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Thibaut Pinot levanta el brazo como ganador de la etapa de ayer en La Rabassa.

Coll de la Rabassa (Andorra)- El británico Simon Yates (Mitchelton) dio un paso decisivo para lograr el maillot rojo de La Vuelta al aventajar en más de un minuto al español Alejandro Valverde en la cima de La Rabassa (Andorra), punto más alto de la carrera, donde se impuso el francés Thibaut Pinot, ganador en Lagos de Covadonga.

Victoria por todo lo alto de Pinot, el único que aguantó a Yates cuando el británico atacó a 10 kilómetros de meta dejando clavados a todos sus rivales. El ciclista galo se aprovechó del esfuerzo del líder, despegó cerca de meta y levantó los brazos como vencedor de la decimonovena etapa unipuerto que salió de Lérida y finalizó en el Coll de La Rabassa (Andorra) de 154,4 kilómetros.

Gloria para Pinot con la quinta victoria francesa, paso de gigante para Yates, autor de una exhibición poco común en un líder, ya firme candidato para cerrar el círculo de británicos ganadores de las tres grandes. Froome se llevó el Giro, Thomas el Tour y Yates acaricia la Vuelta.

Todo gracias a un ataque en seco a 10 kilómetros de meta. Nadie le siguió excepto Pinot y el holandés Kruijswijk. Clavó a Valverde, a Mas, a Quintana... y se fue lanzado, sin mirar atrás, directo a un golpe mortal de necesidad para sus rivales. El golpe, sin planificar, fiel a su estilo. Endosó 14 segundos a Kruijswijk, 53 a Enric Mas, que se quedó fuera del podio, Supermán López y Urán, y 1.13 a Valverde.

La fiabilidad del líder es sólida. Aparte de su superioridad en carrera, dejó a Valverde a 1.28, a Kruijswijk a 1.58 y a Mas cuarto a 2.15. No obstante, hoy espera una jornada de seis puertos y final en el Coll de la Gallina, y aquí nadie se raja. Valverde anuncia: “No he perdido la Vuelta y lo mismo que me ha pasado a mí hoy le puede pasar a Yates mañana”.

Una etapa rápida, previsible, sin escapadas consistentes y controlada por el Movistar hasta que Yates le destrozó el plan al equipo español. El piloto Marc Márquez, cuatro veces campeón del Mundo de MotoGP, cortó la cinta, conoció a Sagan, recibió el maillot arcoíris y la roja y deseó suerte a Valverde y Mas “para que la Vuelta se quede en casa.

Pinot, pletórico, retó a Yates por la etapa. Arrancó el francés, en gran momento de forma, a 200 metros de meta, ya imparable. Yates no contestó. El de Manchester habla poco. Prefiere atacar, su arma letal. En el techo de La Vuelta acarició el cielo. Falta otro viaje. Desde La Rabasa ya divisó Madrid.

Hoy la vigésima etapa se disputará entre Andorra-Escaldes-Engordany y el Coll de La Gallina, de 97,3. - Efe