Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Altsasu mira a sus tradiciones

Día grande de las fiestas, ayer a mediodía no faltó un zortziko, baile imprescindible en la villa
El repique se despidió después de acompañar a los y las altsasuarras desde el 3 de mayo

Nerea Mazkiaran - Sábado, 15 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La corporación acompañada de los txistularis se dirige a la plaza tras la misa.

La corporación acompañada de los txistularis se dirige a la plaza tras la misa. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

La corporación acompañada de los txistularis se dirige a la plaza tras la misa.En el día grande, ayer, no faltó un zortziko a mediodía.Asier Beramendi, Jesús Bengoetxea y Félix Martinez, los campaneros ayer, con los hermanos Mazkiaran.

altsasu- Después de una explosión festiva a lo grande, especialmente intensa para la juventud, los y las altsasuarras celebraron ayer el día grande de las fiestas, festividad de la Exaltación de la Santa Cruz, una fecha en la que la villa mira a sus tradiciones. Así, para comenzar, numerosos altsasuarras, sobre todo de cierta edad, vistieron sus mejores galas y se encaminaron hacia la ermita del Santo Cristo de Otadia, lugar de gran devoción en la villa. Hasta allí también acudió la corporación con los txistularis.

Tras una misa y bailar una jota y una porrusalda, volvieron a la plaza, donde fueron recibidos por un concierto de las campanas de la parroquia, el último repique de este año, un pregón sonoro que ha acompañado a los altsasuarras desde la otra cruz, el 3 de mayo.

Se trata de un ritual que se remonta a tiempos ancestrales en los que existía la práctica del conjuro en defensa de las cosechas en una economía de subsistencia. Con la llegada e implantación del Cristianismo, la Iglesia transformó esta práctica, como muchas otras, dándole un sentido cristiano. Quedó enmarcada entre dos fechas de gran simbolismo y arraigo religioso como el de la Santa Cruz, ocupando a su vez un espacio temporal crucial para las faenas religiosas. Como otras tantas costumbres, se perdió en la década de los años 60, cuando dio el salto definitivo de una sociedad agrícola a industrial.

Ayer subieron al campanario tres veteranos: Félix Martínez, Jesús Bengoetxea y Asier Beramendi, que estuvieron acompañados de tres aprendices, los hermanos Eider, Unax y Anai Mazkiaran, que vivieron ayer toda una experiencia. Se echó en falta a Iñaki Bengoetxea y Enrike Zelaia, dos habituales en esta faena.

ZORTZIKO En una jornada apegada a las tradiciones, ayer no faltó un zortziko en la plaza. El aurrelari fue Jesús Mari Garisoain, que ha encabezado este baile estas tres últimas fiestas. Y es, como señaló, una costumbre que no se debe perder. De pareja tenía al concejal de Cultura, Pedro Jiménez. No hay zortzikos sin txistularis. Ayer se encargaron de poner la música Cruz Mari Martínez Larrea, Margari Iglesias, Jesús Irisarri y Ángel Aldasoro, de la Banda Municipal, que realiza a lo largo del año 15 salidas oficiales, tres de ellas en fiestas. Comienzan el primero de enero, continuando en Santa Águeda, carnavales, cruz de mayo, San Juan, San Pedro, Erkuden, Bargagain, fiestas, ferias, Olentzero… Festividades que muestran el abultado calendario festivo altsasuarra.