Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

3’7 millones en árboles mágicos en Etxauri

El Gobierno apostó por una plantación de madera noble en la que asumía todos gastos, pero cedía la gestión

Domingo, 23 de Septiembre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Echauri forestal

Pamplona- Un socio privado se acerca al Gobierno para plantearle una inversión en un sector concreto. Se crea una sociedad pública con un consejo de administración copado por miembros del propio Ejecutivo que se asocia con la iniciativa privada en una nueva empresa alejada del control público. El Gobierno financia la operación y el inversor privado la gestiona hasta que las pérdidas obligan al Ejecutivo a asumir el total de la sociedad y emprender un proceso de liquidación o de reinversión lo más discreto posible.

En Echauri Forestal la apuesta eran unos árboles que, supuestamente, crecían el doble rápido de lo normal, lo que garantizaba una rentabilidad en el negocio maderero en la mitad de tiempo. Una operación envuelta en un conglomerado de operaciones financieras y contractuales en las que participan las sociedades públicas Viveros (ahora Ganasa), Nafinco y Sodena, junto con las privadas Deltor Green, FI Reforestación, Plantaciones Forestales y Foresta Mantenimiento. Las cuatro vinculadas a los mismos socios privados, José Torres, exd irector general de Yolanda Barcina (1996 y 1999), y exgerente de Ganasa (2011-2014) y Rafael de Rica, condenado después a 4 años de prisión por irregularidades en la administración de estas sociedades entre 2003 y 2006. Cuenta con el impulso y respaldo del Departamento de Economía y Hacienda, dirigido por Francisco Iribarren.

Todo financiado con avales, préstamos y ampliaciones de capital con los que progresivamente el Gobierno iba aumentado su participación para hacer frente a las pérdidas, pagando incluso por encima del valor teórico contable. “En ningún ejercicio se cumplieron las previsiones de rentabilidad”, afirma en su informe de fiscalización la Cámara de Comptos. De hecho, aunque las sociedades públicas tienen el 70% del capital, y cuentan con experiencia en el sector, dejan en manos del socio privado el desarrollo del proyecto y los contratos asociados al mismo. Son ellos quienes hacen y deshacen a su antojo. “No parece razonable que la sociedad Viveros, con una participación del 70% y más de 20 años de experiencia, no tenga ningún derecho en la gestión”, apunta Comptos.

Entre 2002 y 2012 se invierte en la plantación casi cuatro millones, la mayor parte adjudicados directamente a los dos socios privados y con casi la totalidad de la financiación aportada por las empresas públicas. Mientras, los árboles resultan no crecer a la velocidad esperada. En 2014 Comptos cifró las pérdidas acumuladas en 3,7 millones, sin que esté claro cuál es el valor actual de una plantación de maderas nobles que hoy es propiedad de la empresa pública Ganasa.

La operación

La empresa. El Gobierno foral a través de sus empresas públicas decide financiar una plantación de árboles de madera noble que crecen el doble de rápido de lo normal. Una apuesta privada de un exalto cargo de la

Administración de UPN.

La empresa. Viveros y Plantaciones forestales crean Echauri Forestal. El Gobierno pone el dinero y el inversor privado gestiona la empresa. Se suceden irregularidades contables y las pérdidas se acumulan. La pública Nafinco (hoy disuelta en Sodena) entre en el accionariado y asume la gestión.

El resultado. La iniciativa fracasa y el Gobierno liquida todo el entramado empresarial asumiendo las pérdidas. Según Comptos, de 3,7 millones.