El Gobierno no ve viable una pensión mínima de 1.080 euros

La ministra Valerio dice que el sistema tiene presente, pero que en el futuro no bastará con las cotizaciones para pagarlo

Martes, 2 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La ministra Magdalena Valerio, ayer en Bilbao.

La ministra Magdalena Valerio, ayer en Bilbao. (Foto: Javier Zorrilla)

Galería Noticia

La ministra Magdalena Valerio, ayer en Bilbao.

pamplona- La ministra de Trabajo y Seguridad Social, Magdalena Valerio, afirmó ayer que, aunque le “gustaría”, el Gobierno “no se puede comprometer” a que el año que viene haya unas pensiones mínimas de 1.080 euros al mes y un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 1.200 euros, como reclaman los jubilados y pensionistas.

En una jornada marcada por las movilizaciones de jubilados y pensionistas, en el Día Internacional de las Personas Mayores, Valerio se reunió en Bilbao con una representación del colectivo de pensionistas en Bizkaia, que le ha planteado sus reivindicaciones y sus “dudas” con relación al acuerdo en la comisión del Pacto de Toledo para revalorizar las pensiones con arreglo al IPC “real”.

En una rueda de prensa posterior, la ministra de Trabajo afirmó que “el Gobierno no se puede comprometer, porque mentiría” a que el año próximo pueda establecerse una pensión mínima de 1.080 euros al mes ni un SMI de 1.200 euros, como piden los pensionistas. “Ya nos gustaría a todo el Gobierno (aprobar dicha pensión mínima), pero sencillamente, ahora mismo, el Gobierno y toda la sociedad debe tener claras dos prioridades: la sostenibilidad social del sistema público de pensiones para garantizar el mantenimiento de su poder adquisitivo, y la sostenibilidad financiera del sistema”, ha añadido Valerio, quien adelantó que los pensionistas le han comunicado que van a “seguir” con sus movilizaciones.

Valerio dijo que el sistema “tiene presente” y hay que “luchar para que tenga futuro” con la adopción de una serie de medidas para “reorientar” el sistema para “controlar el déficit y a ser posible convertirlo en superávit”. La ministra dijo que solo con las cotizaciones no se va a poder mantener el sistema y se ha mostrado abierta a una reforma fiscal que contribuya a la financiación de las pensiones, aunque ha confiado en que este año no sea preciso recurrir al fondo de reserva de la Seguridad Social.

Tras recordar que ese fondo de reserva tenía 67.000 millones de euros al final de 2011, y que actualmente se sitúa en 8.000 millones, Valerio señaló que la reforma laboral llevada a cabo por el PP “fue letal para el mercado de trabajo y para la tesorería de la Seguridad Social”. La titular de Trabajo aseguró que el Gobierno “va a seguir tirando del crédito” que se pidió el año pasado para pagar las pensiones, del que actualmente quedan 6.000 millones de euros. Dado que las cotizaciones a la Seguridad Social “están funcionando bastante bien”, con subidas por encima del 5%, el Ejecutivo confía en que esos ingresos y los 6.000 millones que quedan del crédito permitan “no tocar” los 8.000 millones que quedan en el fondo de reserva.

En cuanto a lo que significa la subida del IPC “real”, Valerio explicó que ello supone que, el año que viene, los jubilados y pensionistas recibirán una “paguilla” con la diferencia entre el IPC previsto para este año (1,6%) y el que acabe resultando realmente en 2018. “Es la misma dinámica que antes de la reforma del PP”, agregó la ministra. - Efe

Últimas Noticias Multimedia