La pensión de los nuevos jubilados navarros baja 85 euros al mes respecto a 2017

El efecto del desempleo y de la reforma se deja sentir en la que cobran quienes van accediendo al retiro
La nueva pensión media de agosto es de 1.403,2 euros

Juan Ángel Monreal / Javier Bergasa - Martes, 2 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La marcha ocupaba buena parte del paseo de Sarasate de Pamplona.

La marcha ocupaba buena parte del paseo de Sarasate de Pamplona. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

La marcha ocupaba buena parte del paseo de Sarasate de Pamplona.

Pamplona- Los nuevos jubilados navarros ya sienten de manera clara la rebaja en las pensiones sobre la que tanto se ha advertido. Aquellos que se jubilaron el pasado mes de agosto, por ejemplo, ingresarán en torno a 85 euros menos al mes que quienes dejaron de trabajar el año pasado en el mismo mes. Una diferencia sensible, que dibuja una caída del 5,71% y que solo se explica por una combinación de factores, desde los efectos del paro a los de la reforma de la Seguridad Social.

El dato de agosto, pese a tratarse de un mes algo atípico, no hace sino agudizar una tendencia que ya se aprecia desde hace meses. Tanto en junio como en julio la rebaja respecto al mismo periodo de al año anterior supera el 2,2% (en torno a 40 euros al mes) y anticipa una pérdida anual de unos 600 euros, la más importante en la historia reciente del sistema de pensiones, en el centro del debate durante los últimos meses. Ayer mismo, miles de jubilados salían a la calle en Navarra y decenas de ciudades en toda España para reclamar pensiones dignas, incrementos que salvaguarden el poder adquisitivo e incluso una prestación mínima de 1.080 euros que el Gobierno central descarta aplicar.

Según los datos de la Seguridad Social, en agosto de 2018 se jubilaron en Navarra 377 personas. Y accedieron a una pensión media de 1.403,26 euros, frente a los 1.488,65 euros del año pasado. Estos 85 euros, se traducen en una pérdida cercana a los 1.000 euros anuales que dejarán de percibir los nuevos jubilados respecto a los del año pasado. De hecho, viendo el comportamiento de los últimos meses, 2018 lleva camino de convertirse, tras 2016, en el segundo año en el que desciende la nueva pensión media de jubilación. Si bien todo indica que este año la caída será la más aguda desde que existen registros: en 2016, la rebaja fue de apenas 21 euros mensuales.

Las causas de esta caída hay que buscarlas en tres factores. Durante la última década el desempleo ha golpeado con fuerza al colectivo de personas con más de 55 años, que se han encontrado con dificultades especiales a la hora de reincorporarse al empleo. Y cuando lo ha hecho, ha tenido que afrontar rebajas salariales muy importantes, en algunos casos de hasta un 30%, que han afectado de modo inevitable a sus bases de cotización.

Los que no han perdido su empleo han afrontado en buena medida años de congelaciones de sueldos o incluso rebajas, sin que la negociación colectiva haya podido evitarlo. Entre 2011 y 2015 apenas se negociaron grandes convenios sectoriales, con lo que los salarios se depreciaron y tampoco se articularon medidas para rejuvenecer plantillas. Y junto a todo ello, comienzan a sentirse los efectos de las reformas, con la ampliación del periodo de cálculo y el retraso en la edad de jubilación, que se sitúa ahora mismo en 65 años y seis meses. El factor de sostenibilidad, que debía aplicarse desde enero de 2019 y que habría supuesto un nuevo recorte, se ha retrasado hasta el año 2023, fruto de la última negociación entre el PNV y el Gobierno de Rajoy.

Todo hace indicar, además, que las nuevas pensiones seguirán en los próximos años sin alcanzar las que se obtenían en 2015, cuando tocaron techo. La ampliación del periodo de cálculo se va a seguir aplicando de manera progresiva y las alzas salariales resultan todavía relativamente tímidas y no tan generalizadas como hace unos años. La reforma laboral ha servido, entre otras cuestiones, para ligar los incrementos de sueldo a la realidad concreta de cada empresa.

apunte

Menos gasto que la media

Derogar reformas. Arantxa Iturrarle y Benito Uterga, en representación de Nafarroako pentsionistak martxan,reclamaron la derogación tanto de las reformas de pensiones y laborales que “impiden” una pensión digna y mostraron su rechazo a la brecha de género, en referencia a que las mujeres cobran un 41% menos de pensión que los hombres, y a la penalización de las jubilaciones anticipadas. A su vez, recordaron que España “gasta en pensiones cuatro puntos menos sobre el PIB que países del entorno” y que la sucesivas reformas del sistema de pensiones (de 2011 a 2013) “han empeorado los requisitos y las cuantías”. - D.N.

Últimas Noticias Multimedia