Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Familias y vecinos reclaman vigilancia policial por el atropello en la Txantrea

Padres y madres se concentran en el paso de cebra y cortan el tráfico durante el acceso y la salida del centro
El Ayuntamiento afirma que estudiará medidas

G. Montañés / Javier Bergasa - Miércoles, 3 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un agente de Policía Municipal, este miércoles regulando el tráfico en el lugar donde ocurrió el atropello mortal del pequeño Imanol.

Un agente de Policía Municipal, este miércoles regulando el tráfico en el lugar donde ocurrió el atropello mortal del pequeño Imanol. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Un agente de Policía Municipal, este miércoles regulando el tráfico en el lugar donde ocurrió el atropello mortal del pequeño Imanol.Un momento de la concentración de ayer a la salida del colegio, en la que las personas asistentes se situaron sobre el paso de cebra del atropello, en la avenida de Villava.El paso de cebra, junto a una rotonda de acceso a Los Alemanes.Padres y alumnos del colegio Esclavas del Sagrado Corazón de Iruñea colocan velas y muñecos de peluche en el lugar donde ayer un niño de 4 años, residente en Antsoain, murió a consecuencia de las heridas sufridas en un atropello.Decenas de vecinos de Pamplona se han acercado al punto donde se registró el fatal atropello a dejar peluches en recuerdo de Imanol.Decenas de vecinos de Pamplona se han acercado al punto donde se registró el fatal atropello a dejar peluches en recuerdo de Imanol.Decenas de vecinos de Pamplona se han acercado al punto donde se registró el fatal atropello a dejar peluches en recuerdo de Imanol.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ansoáin- Dolor, preocupación e indignación. El día después del atropello mortal de un niño de 4 años, Imanol Gila Catalán, en un paso de cebra en el barrio pamplonés de la Txantrea, estuvo marcado por estas sensaciones. Todas a flor de piel. Padres y madres de estudiantes del colegio Esclavas del Sagrado Corazón, del que salió el pequeño anteayer antes del suceso, reivindicaron que la Policía regule el tráfico durante las horas de entrada y salida del centro. Este miércoles por la mañana un agente de Policía Municipal se ha encargado de atender el tránsito de peatones en el lugar de los hechos.

Los actos de recuerdo y protesta marcaron la jornada. Primero a las 9.00 horas, acompañando a la entrada a este centro concertado de Infantil y Primaria, cuando padres y madres, enfadados por que no hubiera agentes regulando el tráfico, se colocaron en los dos carriles de la avenida de Villava y cortaron la circulación hasta las 11.10 horas. Después, repitieron la protesta a las 16.20 horas, antes de la salida de clase y hasta las 17.15 horas. La Policía Municipal desvió el tráfico por otras calles.

En ambos actos, se reclamó vigilancia policial, algo que también pidieron vecinos de la zona, situada en Pamplona, pero a las puertas de Ansoáin. “Esto era algo que iba a pasar tarde o temprano, y ayer [por el lunes] sucedió”, apuntó María de Miguel, madre de dos niños de 2º y 5º de Primaria del centro. El acceso al colegio está a unos metros de la carretera, que conecta la Txantrea, Ansoáin y Rochapea, y que también se sitúa junto a una rotonda que da acceso a Los Alemanes, zona de paso habitual para subir al centro de Pamplona. “Esto no se puede soportar. Hay que hacer algo”, apuntó Tere, enfermera de Urgencias y que anteayer estaba tomando un café en una panadería de la zona cuando se produjo el atropello, y acudió a atender al menor y a su padre.

Las familias insistieron en que, pese a estar regulado por semáforos, una de las luces más cercanas al colegio se pone en ámbar aunque pasen peatones. Desde el Ayuntamiento de Pamplona afirmaron que se estudiará si caben medidas de refuerzo, y en las protestas se reclamó que todo el dolor por el suceso se traduzca en una solución. “Los coches van con mucha velocidad, y corremos peligro todos los peatones que estamos aquí”, apuntó María Uranga, madre de dos niñas que ahora están en 3º y 4º de Primaria, durante la concentración de la mañana. Fueron momentos tensos, con gritos y muestras de dolor.

un punto “muy transcurrido” Padres y madres afirmaron que, anteriormente, desde el colegio se solicitaron medidas, y que esa petición era un tema de conversación recurrente entre las familias. “Siempre había escuchado que es una zona transitada, peligrosa, pero no pensé que pudiera ocurrir algo así”, expresó, ya por la tarde, Diana Galindo, madre de un niño de 5º.

En esta concentración (al lugar acudieron los concejales de Pamplona Armando Cuenca y Laura Berro), más de un asistente se planteó que le podía haber ocurrido a cualquiera. Así lo apuntó Miguel Tomás Ordóñez, vecino de la Rochapea que cruza la zona para llevar a uno de sus tres hijos a entrenar al Txantrea. Entre los padres y madres también se comentó que, en general, es necesaria más concienciación y menos prisas. “Si se aparca mal resta visibilidad”, pusieron como ejemplo Marta Barreiro y Jorge Ovelar, padres de un niño de 4º de Primaria, en referencia a las dobles filas. De ahí que reclamaran soluciones.

Porque las familias insistieron en que, ante la presencia de un agente, se frena. “Más seguridad” y “Leyes más duras contra asesinos” fueron dos de las consignas que se lanzaron en una movilización marcada por el silencio. Este se rompió solo con un aplauso para Imanol;y con la decisión de, hoy, volver a concentrarse.

Más de 6.000 firmas en la Red. Una de las medidas iniciadas por padres y madres tras el atropello mortal del pequeño Imanol Gila Catalán fue una recogida de firmas a través de Internet para reclamar seguridad. La iniciativa tenía en la web change.org, al cierre de esta edición, más de 6.000 adhesiones. En ella, se solicita que se controlen los cruces cercanos a los colegios en horas de entrada y salida: “Cada día se vuelven más y más peligrosos debido a las prisas, los móviles, los despistes... Y nuestros pequeños no tienen la culpa”.