athletic- real sociedad

Una cita con naturaleza propia

Exjugadores del Athletic y de la Real Sociedad analizan con DEIA la esencia del derbi vasco por excelencia

Un reportaje de Arkaitz Aramendia - Viernes, 5 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Aduriz disputa un balón con su ahora compañero Iñigo Martínez en el último derbi disputado en San Mamés.

Aduriz disputa un balón con su ahora compañero Iñigo Martínez en el último derbi disputado en San Mamés. (Pablo Viñas)

Galería Noticia

Aduriz disputa un balón con su ahora compañero Iñigo Martínez en el último derbi disputado en San Mamés.

EL derbi vasco por excelencia, comparable a un River Plate-Boca Juniors, según aseguró ayer Eduardo Berizzo en su rueda de prensa previa al partido de hoy, tiene mucha historia. Las estadísticas recuerdan que Athletic y Real Sociedad se han enfrentado en liga en 142 ocasiones, con un saldo de 58 victorias para los rojiblancos, 37 empates y 47 triunfos para el conjunto donostiarra. En un buen puñado de tan apasionantes envites participaron y dejaron su sello ilustres capitanes rojiblancos como Dani Ruiz Bazán (Sopuerta, 1951) y Aitor Larrazabal (Loiu, 1971), así como Juanan Larrañaga (Azpeitia, 1958) y Roberto López Ufarte (Fez, Marruecos, 1958), otros dos destacados exjugadores de la Real que disfrutaron y sufrieron con la exigencia de cada derbi. Los recuerda bien Dani, quien apunta que los envites ante el cuadro txuri-urdin “siempre son diferentes a cualquier otro partido de la liga”. “Hay dos o tres encuentros significativos y para nosotros el más significativo de ellos siempre ha sido el de la Real. Luego están los partidos contra el Madrid y Barcelona, rivales a los que siempre se ha querido ganar por orgullo”, destaca el vizcaino, quien echa la vista atrás y afirma que los derbis frente a la Real “siempre fueron muy emocionantes para mí, porque teníamos además una muy buena relación con los jugadores y técnicos de la Real, hasta el punto de que nos juntábamos para comer incluso en Deba o Zarautz a veces, aunque luego en el campo los derbis eran a cara de perro”.

Larrazabal, por su parte, señala a modo de reflexión que el derbi “es un partido bonito por la hermandad entre ambas aficiones, aunque para algunos jugadores que han llegado de fuera de la Real será un partido más y no lo vivirán con la misma intensidad. Para otros como Illarramendi, Zurutuza, Oyarzabal y alguno más sí será muy bonito, al igual que para todo el equipo del Athletic. Lo importante, aun así, siempre es sumar los tres puntos”. El de Loiu nunca olvidará el día que tuvo que ponerse bajo los palos de Anoeta para ejercer como portero en el tramo final de un partido que “perdimos 3-1”. “Siempre quedan anécdotas en los derbis”, subraya el propio Larrazabal, quien resalta que los numerosos encuentros que tuvo la oportunidad de disputar contra el equipo donostiarra “siempre fueron partidos de mucha intensidad y disputa;algunos salieron bien y otros no tanto”. De ello puede dar fe también Larrañaga, quien asegura que “la gente dice que solo son tres puntos más, pero no es así. Tanto los seguidores como los jugadores viven el día del partido y los anteriores de otra forma”. “Para los dos equipos es importante ganar al rival en un derbi, porque da confianza, hay mucha rivalidad entre las aficiones y si ganas, sales fortalecido”, agrega el propio Larrañaga.

Lo mismo opina Ufarte, quien indica a modo de advertencia que “la Real siempre ha hecho buenos partidos en San Mamés y en nuestra época teníamos la sensación de que era un campo propicio para sacar puntos”. Esta noche, con Mikel Oyarzabal en el centro de los focos tras renovar con la Real ante el interés del Athletic, se vivirá un nuevo derbi en La Catedral, el cual sucederá en el tiempo al último disputado en Anoeta, el cual estuvo marcado por el regreso de Iñigo Martínez. Ambos casos, no obstante, no tienen “nada que ver”, tal como explica Ufarte, quien no considera que la cita de hoy tenga una connotación especial para Oyarzabal, dado que “es un chico joven que tiene que seguir creciendo y al que han puesto en los altares aquí en Donostia, pero tiene los pies en el suelo y sabe que todavía tiene que demostrar muchas cosas”.

sin un favorito claroEn cuanto al partido en sí y el grado de favoritismo de cada equipo, los cuatro exjugadores sondeados por DEIA coinciden en subrayar que en los derbis “nunca hay un favorito claro”. “Siempre digo que aunque uno vaya tercero en la clasificación y el otro penúltimo, no hay favorito alguno. Depende de cómo entre cada equipo al campo y una serie de cosas puede pasar una cosa u otra”, manifiesta Dani, mientras que Larrazabal incide en que “en todos los partidos hay matices y en el derbi, también. El Athletic juega en casa después de un buen resultado en Barcelona y la Real viene de una dolorosa derrota como local, por lo que querrá revertir la situación. Veremos lo que ocurre y ojalá disfrutemos de un buen partido, que es lo importante”.

Lo mismo espera Larrañaga, quien declara desde la óptica txuri-urdin que “después de una derrota lo mejor es que venga un derbi y jugar contra el Athletic, por lo que a la Real le viene bien este partido desde el punto de vista de la motivación y para poder olvidar la derrota ante el Valencia”. “La Real está falta de efectivos por lesiones, pero será un partido lleno de alicientes”, intuye asimismo Ufarte en relación a un derbi en el que los cuatro confían que se viva un “gran ambiente” en las gradas de San Mamés, destinado a albergar un nuevo choque de trenes con Athletic y Real como protagonistas de un partido con naturaleza propia.

Últimas Noticias Multimedia