Temporada con 42 festejos y un indulto en Estella

Dieron toros trece localidades y se celebraron veinte corridas de lidia ordinaria, tres más que en 2017

Manuel Sagüés - Domingo, 7 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Roca Rey, con seis oreja en Pamplona, indiscutible triunfador de la temporada en Navarra.

Roca Rey, con seis oreja en Pamplona, indiscutible triunfador de la temporada en Navarra. (Foto: P. Cascante)

Galería Noticia

Roca Rey, con seis oreja en Pamplona, indiscutible triunfador de la temporada en Navarra.David Mora manufacturó una gran faena a ‘Entomólogo’, toro indultado en Estella.

PAMPLONA- La temporada taurina de Navarra arroja registros muy parecidos a los del año anterior (2017), lo que refuerza la lenta recuperación de los espectáculos de lidia y muerte tras la dura crisis del sector sufrida entre 2009 y 2015. En 2018 se han celebrado 42 festejos, uno menos que en 2017, y se han lidiado 223 reses bravas, 7 menos que en 2017. Como mejoras se pueden considerar el que las corridas de toros han subido durante esta campaña de las 17 de 2017 a las 20 de este año. También se ha observado la ligera recuperación de asistencia de aficionados. Sin duda, se ha notado la rebaja del IVA del 21 al 10% aplicada para espectáculos culturales, entre ellos los taurinos.

Otro aspecto positivo es al haber recuperado a la plaza de Cascante para la nómina de cosos navarros que han dado toros este año. Así, han sido trece las localidades navarras que han dado toros: Las ciudades de Pamplona, Tudela, Estella, Tafalla, Sangüesa, Cascante, Olite y Corella;además de las históricas villas de Fitero, San Adrián, Lodosa, Cintruénigo y Peralta.

La campaña comenzó con buena nota en Fitero con una triunfal corrida el 19 de marzo durante las fiestas de San Raimundo. La interesante terna formada por El Cid, El Fandi y José Garrido, que sustituyó al lesionado Paco Ureña, salieron a hombros tras estoquear una buena corrida del hierro francés de Virgen María.

La Feria del Toro de Pamplona volvió a arrojar buenos resultados, como el año anterior. Destacó sobremanera el paso por la Monumental pamplonesa del peruano Roca Rey, que cortó tres orejas cada una de sus dos actuaciones y salió con mucha fuerza a hombros por la Puerta Grande del Encierro. En el aspecto ganadero destacó y se llevó el premio Feria del Toro la muy bien presentada y brava corrida de Jandilla. Los terceros Premios Diario de Noticias recayeron precisamente en Roca Rey y en Borja Domecq como propietario del hierro extremeño.

La Feria de Tudela demostró, aunque queda mucho por recuperar, que no está muerta yendo de la mano del empresario local Juan Luis Ruiz. Tuvo mucho éxito artístico cortándose hasta 17 orejas en las tres corridas de toros.

El hecho más noticiable e insólito del año taurino en Navarra fue el indulto del toro Entomólogo de la ganadería de Torrehandilla y lidiado por David Mora el día 5 de agosto en la plaza de Estella. Sorprendentemente y aunque el reglamento taurino navarro no lo contempla, el presidente de la corrida hizo uso del pañuelo naranja que significa el indulto del animal. Entomólogo volvió vivo a los corrales y David Mora, tras una gran faena, paseó dos orejas de forma simbólica. El toro fue apuntillado en los corrales por la autoridad para cumplir el reglamento aunque fuera en segunda instancia y no pudo volver a su finca sevillana a padrear como quería su propietario. Se trataba del primer indulto de la época moderna del toreo en Navarra.