El txantreano José Javier Huarte

Una vida repleta de medallas

Policía municipal de Pamplona, atesora once felicitaciones y tres distinciones por su destreza y colaboración a lo largo de su carrera

Virginia Urieta - Jueves, 11 de Octubre de 2018 - Actualizado a las 08:22h

José Javier Huarte ha colaborado estrechamente y durante años con la Policía de Barañáin.

José Javier Huarte ha colaborado estrechamente y durante años con la Policía de Barañáin. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

José Javier Huarte ha colaborado estrechamente y durante años con la Policía de Barañáin.

ANOSOÁIN. – Confiesa que no tiene miedo –al menos no se lo permite– y que duerme con la conciencia bien tranquila. No es poco teniendo en cuenta lo que ha tenido que ver, vivir y afrontar a lo largo de una carrera profesional que, aunque todavía tiene mucho que dar de sí, le ha colmado de condecoraciones. José Javier Huarte, policía municipal de Pamplona y txantreano afincado en Ansoáin, atesora a sus 45 años tres medallas y 11 felicitaciones por una labor que define su carácter. Su forma de ser y de vivir por y para algo que, más que un trabajo, es pura vocación porque señala que "aunque a nadie le gusta ver a un policía", él lo ha querido ser siempre porque le gusta ayudar a los demás. Eso a pesar de que, de primeras, estudió Magisterio. Pero el cuerpo ahora no lo cambia por nada.

Y aunque siempre ha estado ligado a la seguridad ciudadana, los últimos accidentes que han engordado las cifras de atropellos en lo que llevamos de año también le ha tocado vivirlos de cerca, por eso asume que ahora el reto principal pasa por "darle una vuelta" a la seguridad vial. 

"Habría que hacer un estudio a fondo, no alrededor del Casco Viejo o en Pío XII, sino en general y barrio por barrio. Hay muchos atropellos en la periferia, aunque se reducen cuando los chavales no van al colegio por la tarde, pero nosotros no llegamos a todos los centros. Es necesario buscar alternativas, porque vamos con el coche a la puerta del colegio, de la farmacia, de la tienda… Y hay demasiados vehículos para el tamaño de la ciudad", valora. 

Lo mejor que tiene Pamplona, eso sí, es la seguridad "porque confluyen tres policías, es pequeña y al delincuente común normalmente se le conoce, además de que está distribuida de una manera en la que no hay locales de ocio nocturno de manera descontrolada". Él sabe bien de lo que habla y es que todas las medallas y felicitaciones que dan fe de su gran labor tienen su origen, precisamente, en proteger al ciudadano.

GRUPOS VIOLENTOS

Huarte es un experto en grupos juveniles violentos, algo que casi le llegó por casualidad pero que ha labrado buena parte de su carrera y conformado un buen número de logros. Dos de las tres medallas se las concedieron en 2014, al mérito, primero por parte de la Policía Municipal de Barañáin, tras un caso de una pelea con cuchillos;y otra por parte de la Policía Municipal de Pamplona por la operación Corona, mediante la que detuvieron a 32 integrantes de bandas latinas. 

"En 2010 cambió la ley en referencia a las bandas organizadas en España, se diferencian como grupo criminal y organización criminal. Antes se les juzgaba por asociación ilícita. En 2011, cuando llevamos a cabo la operación Corona, fue la primera operación y condena en todo el país de una organización criminal", matiza, recordando un asunto, el de las bandas latinas, que ahora considera "totalmente controlado", gracias también a una colaboración estrecha con los agentes de Barañáin durante años. 

Pero también conserva felicitaciones de los Ayuntamientos de Pamplona –por resolver un caso de acoso escolar y mantener con vida a una persona en plena calle realizándole una RCP– y de Ansoáin, por la resolución de un robo de 5.000 euros en un piso, también por ayudar en la detención de dos ladrones de pisos en la comarca, y por resolver el robo de una bicicleta de 4.000 euros. La última medalla se la dieron el pasado 27 de septiembre después de haber dado con un violador entre Mendebaldea y Barañáin, un caso que cuenta y recuerda sin fisuras. 

"Al policía que está en la calle muchos años todo le marca, y todo le va curtiendo. Los psicólogos para los propios agentes también hacen una gran labor", explica, y señala que tiene suerte porque su mujer le apoya en todo lo que hace. Le tocó trabajar mientras estudiaba las oposiciones y entrenaba para entrar a la academia (fue en 2001) cuando ya tenía a su hija mayor, de 5 años entonces. "Y nada más entrar nos quedamos embarazados –recuerda–. Familiarmente también ha sido duro pero me apoyan en todo", subraya. 

Incluso se ha ganado, y por algo será, el beneplácito de algún que otro delincuente. "Hay unos cuantos a los que he detenido que siempre me saludan por la calle y me preguntan qué tal estoy, creo que el trato también influye", relata. Y es que aunque la gente, como él mismo reconoce, no siempre quiere ver a los policías –excepto cuando hay algún problema–, también hay quien agradece su labor. "Siempre hay alguien que te da las gracias, aunque es cierto que nosotros hacemos nuestro trabajo", reitera.

 Asegura que Pamplona cuenta con una "muy buena policía, aunque envejecida. Falta relevo porque ha habido unos años en los que no se han sacado promociones y las tasas de reposición se han perdido, a pesar de que es una de las mejor valoradas", asume, demandando más policías en un cuerpo que cuenta ahora con 397 agentes.

Más sobre Comarca de Pamplona

ir a Comarca de Pamplona »